Hola, soy Montse Guai y estoy encantada de colaborar en Brillantes Sensaciones.

Con mi artículo mensual, espero aportar mi granito de arena, entretener y ayudar con mis escritos, ya que siempre tienen un mensaje positivo.

Antes de empezar, solo quiero decir que significa «GUAI»…

G= Generosa

U= Única

A= Altruista

I= Imaginativa y ahora juzgar vosotros mismos… …

Y de pronto me preguntó,

¿cuántas veces te has enamorado?

Sorprendida por la pregunta, me quedé pensando…

– No puedo decirlo con exactitud, han sido tantas. ¡Me he enamorado de colores, de pájaros, de bosques, de animales, de hombres, de mujeres, de sentimientos, de libros, de películas, de la Luna, de las nubes, de las estrellas, del mar, de las tormentas, de los lagos, de los ríos, de lugares mágicos… son tantas!!! ¡Y muchas más que me enamoraré!

Aturdido por mi respuesta, me miró fijamente a los ojos, y me dijo:

– ¿y cuántas veces has sido correspondida?

– Muchas más de las que esperaba… y muchas más de las que no pudo ser… Amar y ser amado no significa pertenecer a alguien… tan solo es desear esa libertad de compartir instantes de dulzura y amor… sin retener, sin presionar, sin ataduras… el amor verdadero no tiene límites, por lo tanto, no seré yo quien los ponga… … Y,

– ¿Qué edad tienes?, preguntó esta vez.

– ¿A qué te refieres exactamente?, fue mi respuesta.

– Es una pregunta simple, ¿no?, dijo con una sonrisa cómplice.

– Déjame pensar la respuesta… pues no es tan sencilla como parece. Respondí sin apartar mi mirada…

Si te refieres a la edad de mi cuerpo, de este cuerpo, tiene 53 años… pero si te refieres a la edad de mi Alma… eso ya es más difícil de contestar. Llevo siglos vagando por el mundo, voy cambiando de cuerpo…

– ¿Qué llevas siglos en este mundo?, preguntó asombrado.

GUAI 1

– ¡Por supuesto! Voy buscando mi Alma Gemela, a veces nos encontramos, pero nunca conseguimos decirnos todo lo necesario, nunca conseguimos amarnos lo suficiente, nunca conseguimos aprender la lección entera… y eso supone vagar de cuerpo en cuerpo…de árbol en árbol, de flor en flor, de animal en animal, de Océano en Océano…no, no es una pregunta de fácil respuesta, dije pensativa sin bajar la mirada.

– ¿A quién ves, o qué ves cuando te miras en el espejo? Preguntó esta vez.

– Bien, veo que empiezas a entender- le dije con una tímida sonrisa.

Pues veo a una guerrera de ojos tristes, veo a una tormenta en el Mar, chocando y rompiendo sus olas en los acantilados, con furia.

Veo esa calma ensordecedora que da la Paz, veo un precioso campo de girasoles, veo las cadenas que me atan… veo las alas de la libertad… veo el viento mecer los árboles, veo gotas de lluvia enriquecer la tierra… veo Amor…

¡MUCHO AMOR!

Veo felicidad, veo tristeza y dolor… veo todo lo que siento, lo que he sentido y lo que sentiré. ¡

Pero, sobre todo, me veo natural, ¡transparente!

Montse Guai.

Facebook
Twitter
LinkedIn

9 comentarios en «GUAI»

Deja un comentario