Cine, final de Octubre 21

JUEGOS DE NIÑOS.

Uno de los estrenos que llega este último viernes de octubre, es la francesa “PETITE MAMAN” de la directora Céline Sciamma que hace un par de años nos sorprendió con la magnífica Retrato de una mujer en llamas.

En este nuevo trabajo la directora nos propone viajar a la niñez de una madre a través de los ojos de su propia hija. Destaca la gran puesta en escena y las interpretaciones de las jóvenes Joséphine y Gabrielle Sanz, que llenan la pantalla y conquistan al espectador con su naturalidad.

Cine, final de Octubre 21 1
Petite Maman

Petite Maman no es una obra menor. Céline Sciamma graba con pulso firme la historia desde la perdida de la abuela.

A raíz de esta premisa, Nelly (la niña protagonista) ayuda a sus padres a vaciar la casa en la que su madre creció y su curiosidad le lleva a explorar el bosque que rodea la casa y donde de joven jugaba su madre. Con el paso de los minutos, la aparición de otra niña de su edad (la madre de joven) hace que conecten y comiencen una bella amistad.

A pesar de las circunstancias familiares, donde entre juego y juego se irán desvelando secretos, el viaje se convierte en una emocionante aventura donde Nelly invitará al espectador a descubrir el universo de su madre cuando era pequeña.

Otro de los estrenos de este viernes es el del debutante, aunque con experiencia en la televisión,  Manu Gómez y que lleva por título “ÉRASE UNA VEZ EN EUSKADI”.

Cine, final de Octubre 21 2
Erase una vez Euskadi

Ambientada en el año 1985 y con E.T.A en pleno apogeo, Manu Gómez nos enseña Euskadi a través de los ojos de 4 amigos preadolescentes, hijos de familias emigrantes de otras comunidades autónomas españolas.

Los 4 jóvenes, llenos de verdad e inocencia, nos enseñarán esa Euskadi antigua, laberíntica, luchadora y convulsa, donde rebotan las pelotas de goma en paredes grafiteras con grandes sueños de libertad acompañados de un cielo gris prefabricado por cooperativas y fábricas; donde la muerte y la vida ya no mantienen relaciones formales.

Al finalizar el verano los cuatro amigos, como jinetes del apocalipsis, han perdido cosas…o tal vez han ganado en libertad.

Dos películas que espero que no pasen desapercibidas para el público. Diferentes, pero que nos puede trasladar al interior de ese niño/a que nunca debemos dejar que muera.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario