Si te dijera que esta frase la he escuchado un par de veces te mentiría… Pues la cantidad supera con CRECES el “par de veces” 

Una de las razones más frecuentes de abandonarSE según las encuestas y relatos de mis clientas, luego de priorizar el trabajo, es el haberse convertido en mamá. 

Y claro que no te juzgo si has pasado también por esta situación, tus prioridades cambian al mil por ciento y es que ahora toda tu energía, amor y aire de vida son en pro de este ser maravilloso que ha llegado a iluminar tu vida como el mejor regalo que pudiste haber recibido. 

En este momento de la vida TE ENTIENDO MÁS QUE NUNCA, pues ya voy en mi sexto mes de embarazo por primera vez en mi vida y vaya que han sido meses de aprendizaje. Pero sabes… me he dado a la tarea de vivir este proceso al máximo y de intentar experimentar lo que tantas clientas me relataban en sus historias. 

Empaticé con todas aquellas que me contaban de cómo SE ABANDONARON como persona, como mujeres y el de cómo su cuerpo cambiaba a tal extremo que se desconocían y ni decir que, 

NADA DE SU ROPA LES QUEDABA BIEN.

Pero también me propuse vivir y relatar mi propio proceso respecto a como SI ES POSIBLE no abandonarse, amando y entregándome al 100% a mi peque que danza y patea, sin cesar en mi pancita, sin dejar de cuidarme y de ser quien soy. 

El cambio de cuerpo es un ítem NO MENOR, y es que SÍ, CAMBIA TU CUERPO a una velocidad impresionante. Aumenta el tamaño de tu busto, tu cintura puede que se borre un tanto y la panza buena… crece y crece, mes a mes un poco más y nada de lo que solías usar te queda. 

Pero no solo es el cuerpo el que cambia, también cambia la percepción que tienes de ti misma, el cómo estabas acostumbrada a verte, a sentirte… Lo que era cómodo de vestir para ti y que te hacía sentir UNA REINA, quizás hoy no te quede y no sabes qué hacer. 

CUANDO ME EMBARACÉ, ME ABANDONÉ… 1

En lo que llevo de experiencia como embarazada con mis seis meses a cuesta y con relatos hoy en día de clientas y amigas que están pasando por este mismo proceso, es que la mayoría de ellas “deciden” hacer una pausa en sus vidas mientras pasa el embarazo. 

Me han dicho frases como … 

• “Como nada me quedaba bueno, comencé a vestir con ropa de mi marido que me quedaba buena” 

• “Me niego a comprar ropa que no usaré nunca más” 

• “Empecé a usar solo ropa suelta para sentirme cómoda, no importando si me veía bien o mal, total estoy dentro de casa” 

¡Y es ahí donde mis antenas súper sónicas comienzan a sentir ese llamado de ALERTA!!!! 

¿Qué ocurre cuando día a día envías esa energía y ese mensaje de “Da lo mismo el cómo me vea o sienta” a tu cerebro durante 9 meses de gestación…? 

¿Habías caído en cuenta que ES CASI UN AÑO donde estás en ESA ENERGÍA

CUANDO ME EMBARACÉ, ME ABANDONÉ… 2

¿Y sabías además que un hábito se crea cuando realizas a repetición una acción durante 28 días? 

O sea… sumando y restando, HAS CREADO UNA NUEVA REALIDAD EN TI. Luego de dar a luz a tu peque, has caído en el “me da igual” y lo has establecido como un HÁBITO desde hace un montón de tiempo y ahora que se agrega una nueva tarea como es la de “cuidar con tu vida y entregarle todas tus horas de sueño a tu recién nacido que te mira con esos ojitos maravillosos” 

¿De dónde crees que sacarás las ganas y energías para modificar ese hábito tan arraigado que traes? 

¡Claro que es una tarea CASI IMPOSIBLE, y es ahí donde comienza a pasar el tiempo y sigues en esa inercia que poco a poco te comienza a atormentar y es ahí donde puede que te decepciones de ti y caigas en un BAJÓN porque cuando te miras en el espejo NO TE VES!

Hasta este momento de mi embarazo, me propuse NO ABANDONARME, como ya te comentaba. 

Pese a que, al principio, como quizás me podrás entender, fueron meses sin ganas, sin fuerzas, con náuseas y haciéndome a la idea de que a partir de ahora TODO SERÍA DIFERENTE, comencé a visualizar cuál era prioridad ahora y QUÉ necesitaba para cumplir con ella. 

Mi primera tarea era SENTIRME CÓMODA Y FENOMENAL, pues quería darle ese ambiente y esa energía de calma y felicidad a mi peque en mi vientre al yo sentirme de esa manera. 

Nada que apretara mi panza y que me permitiera realizar mi trabajo cómoda manteniendo mi estilo, adaptándome a cada cambio físico que iba experimentando era lo primero que debía lograr. 

Para eso entendí que había algunos BÁSICOS DE MI ARMARIO que tenían que modificarse para esta etapa. 

Los pantalones fueron lo primero que hubo que reemplazar en la medida que crecía mi panza. Y con ello entendí que, simplemente modificando el pantalón, podía seguir vistiendo con el resto de mi ropa, como camisetas, suéter o abrigos. 

Uno de los PRINCIPALES ERRORES que comencé a notar respecto a lo que me relataban mis clientas y al experimentarlo en mí misma, fue que en la medida que el volumen de mi vientre y cuerpo en general comenzaba a aumentar, el vestir prendas MUY GRANDES Y SUELTAS tenían una caída demasiado holgada y en lugar de vestirme, me cubría sin forma haciendo que pareciera casi como un fantasma con una sábana encima. 

Así que mi PRIMER CONSEJO es “NO LE TEMAS A LAS PRENDAS AJUSTADAS” 

Y no me refiero a que te queden apretadas e incómodas, sino que prefiere prendas que te quedan cómodas, pero que se ajusten a tu silueta, como prendas de hilo tipo canalé elastizadas, pantalones de tu talla que te entregue la adaptación para tu tripa y camisetas o suéter también que contorneen tu pancita. Con base en mi experiencia, es lo que mejor me ha resultado para sentirme siempre yo, mientras estoy acompañada de mi peque en mi vientre al mirarme al espejo. 

CUANDO ME EMBARACÉ, ME ABANDONÉ… 3

Mira este ejemplo de looks exprés Mi SEGUNDO CONSEJO es, no caigas en la ropa de tu pareja porque es más suelta, prefiere realizar una pequeña inversión y compra ropa para esta etapa. Como ya te lo dije, solo algunas piezas claves te ayudarán y marcarán la diferencia, como pantalones adaptados y/o vestidos que se ajustarán a tus cambios mes a mes. Y tranquila, que no es necesario que gastes todo tu presupuesto en ropa, busca esos grupos de mamás que al entender este proceso permutan cosas, venden más barato como segunda mano y bueno, si quieres, lo prefieres y te lo puedes permitir, busca aquella prenda que más te guste y se adapte a tu estilo en tu tienda favorita. 

¡Y por último MI TERCER CONSEJO es, ENAMORATE DE TI, no te abandones, arréglate! 

¡Con esa pancita eres la mujer más bonita del planeta!!! Estás llena de amor creciendo en tu vientre. Cuídate del sol, para prevenir marchitas adicionales en tu rostro, maquillaje como te enseño en este paso a paso de un maquillaje minimalista, no tardarás ni 2 minutos. 

CUANDO ME EMBARACÉ, ME ABANDONÉ… 4

SonríeTE cada vez que te mires al espejo y viste con aquellas prendas que resalten tu personalidad. Muéstrale al mundo QUIEN ERES y como siempre te digo… DISFRUTA!!!

Disfruta de ti, de tu momento y DE TU IMAGEN PERSONAL

Espero que este artículo te haya gustado. 

Recuerda que en mi perfil de Instagram @lisetteliberona puedes encontrar muchos tips entretenidos e ideas de cómo vestir en el día a día y ahora también encontraras ideas de looks para embarazadas, sencillos, cómodos y con mucho estilo. 

Si quieres saber un poco más sobre una asesoría de imagen, visita mi página web en:

www.lisetteliberona.com y encuentra la asesoría de imagen que más resuene con tu estilo y se ajuste a tus necesidades. 

¡Un besote! 

Lisette Liberona

Pd: ¿Te gustan los podcasts? ¡Te espero entonces en: 

“El Equilibrio de la Belleza” 

en SPOTIFY y APPLE MUSIC 

con grandes invitados mes a mes en episodios que 

¡NO TE PUEDES PERDER!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario