CULPA O RESPONSABILIDAD

¿Te has sentido alguna vez culpable? 

¿Te has dado cuenta de que cuando te comparas a algo o a alguien el miedo o la culpa siempre están presentes? 

¿Eres consciente que sentir culpa te genera un estado de sufrimiento continuo?

Lamentablemente, todos sentimos culpa en algún momento de nuestra vida, a menos que seas una persona muy conectada con tu SER SUPERIOR y ya la hayas transmutado en luz y amor. 

La culpa es como un veneno que nos corroe por dentro. 

Es un lastre que aparece en nuestra mente, en nuestro vocabulario, en nuestras acciones. 

Nos hace sentir pequeños y débiles conectándonos con el sufrimiento. 

La culpa es el vehículo que utiliza el ego (nuestro ser inferior) cuando tiene miedo. 

El ego es muy astuto y hábil, está automatizado y sale solo. 

Hay dos tipos de culpa: 

La que sentimos en nuestro interior a través de mensajes aterradores “no has sido una buena madre, te has equivocado, no has sido correcta con esta persona, eres poco amable, siempre cometes los mismos errores, nunca aprenderás…” 

CULPA O RESPONSABILIDAD 1

y “la culpa colectiva o que proviene del exterior, que no es más que la proyección de nuestros propios residuos emocionales”. 

Cualquier excusa es buena para proyectarnos hacia fuera y culpar al vecino, al profesor, a la pareja, al hijo, al padre, al amigo, al conductor del coche de delante… 

¿Cuántas veces has proyectado tu ira y tu rabia hacia otra persona sin que este tuviera la culpa de nada? 

Tomar conciencia es darte cuenta de estos errores que hemos creado por no escucharnos y hacer todo lo contrario. Es más fácil culpar a los demás como si uno tuviera la verdad absoluta. 

¿Por qué nos pensamos que nosotros tenemos la verdad? 

Porque a lo largo de los siete primeros años de vida vamos creando nuestra personalidad en base de todo lo que aprendemos de nuestros padres, familia en general, maestros, vecinos, amigos, etc. 

CULPA O RESPONSABILIDAD 2

Y así gota a gota, vamos construyendo nuestra propia verdad sobre nosotros mismos a través de las creencias y pensamientos que a la vez van nutriendo nuestro subconsciente. La sociedad ha creado un arquetipo de personaje que, sin darnos cuenta, todos nos miramos en este modelo y nos comparamos, y aquí es donde nace el sufrimiento. 

La vida es demasiado hermosa para no vivirla con plenitud, cada persona es única y maravillosa tal y como es; sin embargo, esto no nos lo enseña nadie. Nos pasamos la vida comparándonos con los demás y sobreviviendo hasta que tomamos consciencia de ello. 

Hoy quiero compartir una herramienta que te puede ayudar a sentir paz en tu corazón y se basa en cambiar la palabra CULPA por RESPONSABILIDAD. 

Según la filosofía ancestral de Ho’oponopono nosotros somos seres de luz creadores. Cuando nos damos cuenta de ello y eliminamos la culpa de nuestras vidas, esta se transforma para bien. Una de las premisas del Ho’oponopono es que somos cien por cien responsables de nuestras realidades. 

CULPA O RESPONSABILIDAD 3

A través del Ho’oponopono cogemos las riendas de nuestra vida. Al sentirnos responsables, no culpables, también nuestras emociones cambian y nos sentimos más libres y amorosos. 

Sergio Marina en su libro “Del miedo a la libertad” nos propone hacer una práctica que puede ser muy reveladora y a la vez muy transformadora. Coge una hoja de papel en blanco y un lápiz, escribe todo aquello por lo que te sientes culpable y también lo que está afectando a tu vida y si consideras que es responsabilidad de algo o de alguien externo. 

Por ejemplo: 

me culpo de no haber ayudado a mis hijos a seguir estudiando. 

Culpo a X de mis problemas económicos. 

Culpo a la sociedad de no tener trabajo. 

Donde hayas escrito “me culpo de…” lo sustituyes por “soy responsable de…” y donde hayas escrito “culpo a X”, “soy responsable” y así sucesivamente. 

Ahora cierra los ojos y escucha a tu corazón. Estoy segura de que tu estado anímico es diferente y este está sintiendo paz y sosiego. Cuando hayas terminado este ejercicio solo te resta practicarlo cada vez que te sientas culpable de alguna acción, sea interna o externa. También puedes utilizar las declaraciones más importantes del Ho’oponopono: “lo siento, perdóname, te amo, gracias”, para limpiar tu subconsciente y liberar cargas. 

Recuerda que estas palabras son para ti, para sanar tu corazón, limpiar creencias limitantes y conectarte con el amor y la luz que ya eres. 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS 

¡RECUERDA! 

La paz, el amor y la gratitud empiezan en tu propio corazón. 

Facebook
Twitter
LinkedIn

3 comentarios en «CULPA O RESPONSABILIDAD»

Deja un comentario