3 Estrategias Simples  

Un buen sistema de desintoxicación es esencial para el balance hormonal. 

Desafortunadamente hoy en día estamos expuestas a más sustancias tóxicas que nunca, lo que congestiona las vías de desintoxicación y aumenta los desequilibrios hormonales y enfermedades derivadas. 

El primer paso para detener esto es evitar la entrada de estas toxinas seguida de apoyar nuestro hígado. 

El hígado es nuestro principal órgano de desintoxicación y es muy importante apoyarlo con los nutrientes y estilo de vida necesario para que pueda hacer su trabajo de forma eficiente para desintoxicar hormonas y toxinas medioambientales. 

Aquí te dejo mis 5 consejos favoritos para apoyar la desintoxicación de hormonas y otras sustancias tóxicas para apoyar tu salud: 

1.CAMBIA TU DIETA

Si haces una sola cosa, hazlo así: come alimentos de temporada enteros / sin procesar … En su mayoría orgánicos. 

Sabemos que los pesticidas son disruptores endocrinos y muchos son estrogénicos, lo que significa que aumentan los niveles de estrógeno en el cuerpo. 

Recomiendo que consumas al menos de 3 a 6 tazas de verduras en tu dieta diaria. 

Los vegetales crucíferos como las coles de Bruselas, brócoli, coliflor, rábano, y rúcula son particularmente beneficiosos para eliminar el exceso de estrógeno del cuerpo. 

Desintoxicación para unas hormonas saludables 1

También, ¡Elimina el gluten! 

Intenta no consumirlo por un tiempo para darle un descanso a tu cuerpo. Hay estudios que muestran que el gluten dificulta la función tiroidea. Eso es suficiente para desencadenar un desequilibrio hormonal. 

2.EVITA LAS TOXINAS

De la misma manera que los pesticidas y aditivos en los alimentos procesados agregan carga a tu hígado y actúan como disruptores hormonales, también lo hacen otras toxinas. 

Lo desafortunado es que las toxinas se encuentran en casi todo, por lo que debes observar bien lo que estás usando en tu cuerpo y en tu entorno y luego cambiar lo que puedas. 

Estos son los más comunes: 

• Fragancias sintéticas (en productos para el cuidado personal como champú, acondicionador, loción, perfume, jabón e incluso tampones y toallas sanitarias). 

Desintoxicación para unas hormonas saludables 2

• Formaldehído (en esmaltes de uñas, productos de cuidado personal, tratamientos de queratina) 

• Los parabenos en los productos de belleza son muy dañinos. 

• Productos químicos tóxicos en limpiadores domésticos. 

3. SUDA 

¿Sabías que tu piel es el órgano más grande de tu cuerpo? Es la barrera principal entre tú y el mundo. 

Según un estudio publicado por los NIH, “La piel juega un papel importante en la biotransformación / desintoxicación y eliminación de xenobióticos y sustancias tóxicas endógenas” – esto significa que todos esos disruptores endocrinos y toxinas tienen una salida del cuerpo a través de la piel. 

Si bien la piel hace esto de forma natural, existe otra excelente manera de ayudar a facilitar la desintoxicación. 

La sudoración, ya sea como resultado del ejercicio, la exposición al sol, la sauna o incluso un baño caliente, puede ayudar a la piel a expulsar las toxinas. 

Un baño de sales de Epsom o un baño de minerales de magnesio se pueden preparar varias veces a la semana en una tina o en agua moderadamente tibia. 

Aprovecha la facilidad y la relajación que ofrecen los baños de sal de Epsom. 

Desintoxicación para unas hormonas saludables 3

Mi baño mineral de sal de Epsom favorito: Agrega 1 taza de sales de Epsom, ½ taza de bicarbonato de sodio, ½ taza de sal marina y ¼ de taza de vinagre de sidra de manzana a un baño tibio. 

También puedes agregar unas gotas de aceite esencial de grado terapéutico como lavanda o ciprés. 

Si haces esto, mezcla 2-3 gotas de aceite en la mezcla de sales y luego agrega al agua para que los aceites se dispersen uniformemente. 

Agita todo antes de entrar. 

Remojar durante 15-20 minutos 

Siguiendo estos tres pasos podrás desintoxicar suavemente y restablecer tu cuerpo. 

Incorpora uno o todos. 

Convierte en un desafío personal practicar estos pasos durante un fin de semana … 

Luego durante una semana, ¡y luego atrévete a llevarlo a los 14 días!

Cuanto más hagas que sucedan estas cosas, más fácil será que se conviertan en un hábito.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario