EEL ARMARIO CÁPSULA (1ª PARTE)

Es posible, muy posible, que en algún momento el término “armario cápsula” haya aparecido en tu pantalla: los resultados de búsqueda se cuentan por millones y los posts que hablan de todo lo que puede hacer por el estilo personal no dejan de escribirse de mil y una maneras. Es un término que sí, gusta a la red, y que ha dado lugar a imágenes de armarios impolutos teñidos en colores neutros que se guardan sin parar. Pero lo del armario cápsula es mucho más que una tendencia de Pinterest. Es una manera práctica y estética de acercarse a la construcción de los looks diarios y, por tanto, a la comunicación de la identidad.

La idea surge de Susie Faux, la dueña de la boutique londinense Wardrobe, en 1970.

Luego la diseñadora Donna Karan la revivió en 1985 con una colección cápsula titulada Seven Easy Pieces. Eran siete piezas femeninas destinadas a cubrir las necesidades básicas sin caer en lo anodino. Si eres de las que nunca sabe qué ponerse, que no sabe cómo combinar la ropa que tiene, que abre la puerta del armario y se le viene la avalancha de ropa encima, entonces precisas un armario cápsula.

EL ARMARIO CÁPSULA (1ª PARTE) 1

Si no tienes ni idea de lo que te estoy hablando, no te preocupes: ¡sigue leyendo!

Un armario cápsula hace referencia a un armario diseñado como un todo y no pieza a pieza, coherente y más bien minimalista.

La idea es privilegiar la calidad sobre la cantidad, prendas que realmente te sientan y combinen entre sí. La cuestión también es poder limitar la cantidad de ropa que tienes sin entrar en pánico todas las mañanas porque nunca tienes nada que ponerte. Muchas veces nos pasa que compramos algo “porque es lindo” y luego nos damos cuenta de que no nos queda bien o de que no tenemos con qué combinarlo. ¿Te suena?

Y así vamos acumulando prendas y más prendas sin sentido… y terminamos usando las mismas cosas siempre. El concepto de “cápsula” no solo refiere a una forma de ordenar el armario, sino también a una forma diferente de comprar ropa. La idea es que tengas un ropero con un máximo de 40 prendas, sin contar ropa interior y pijamas, pero sí zapatos y bolsos para que esas 40 prendas las puedas combinar de diferentes maneras para crear muchos looks.

Un armario cápsula es, por tanto, un armario minimalista.

EL ARMARIO CÁPSULA (1ª PARTE) 2

Esta última palabra no debería asustarte. El término minimalista no necesariamente tiene la misma connotación para todos. Si algunas mujeres logran pasar una temporada con una treintena de prendas, no está contraindicado asumir el desafío con un vestuario más amplio. El interés es sobre todo que sea coherente, que tu armario no sea una suma de prendas dispares, favoritas de un día o de siempre, sino un conjunto de prendas bien pensadas y que encajen entre sí.

Un armario cápsula no es solo lo que está de moda entre los aprendices minimalistas o ecológicos. Tiene beneficios reales en la vida cotidiana. La vida de las mujeres es cada vez más plena, tienen cada vez más responsabilidades y ocupaciones: familia, amigos, carrera, aficiones, aspiraciones… El armario cápsula te permite concentrarte en todo esto, sin sacrificar tu estilo. Evita el estrés innecesario: un vestuario sencillo y claro es la mejor forma de evitar el estrés por no saber vestir.

EL ARMARIO CÁPSULA (1ª PARTE) 3

Al pensar de antemano en tus outfits y posibles combinaciones, al reducir las opciones posibles, también eliminas el famoso: “¡¡¡No tengo nada que ponerme!!!”. Ahorra tiempo: un guardarropa bien diseñado te permite prepararte más rápido, empacar de manera más eficiente, lavar menos ropa y dejar de perder tiempo en las tiendas comprando ropa que no necesitas y no usas.

Ahorra dinero: puedes encontrar varias estadísticas en Internet, pero generalmente se acepta que una mujer usa en promedio el 30% de la ropa de su guardarropa. La cápsula de armario te permite no gastar más dinero en prendas que nunca usas (o que solo has usado una vez) o que no encajan con el resto de tu guardarropa.

Incluso puedes regalarte piezas más bonitas, sin gastar más dinero.

Debes saber que un guardarropa cápsula no debe ser sinónimo de un guardarropa triste.

Varios personajes de películas o series de televisión lucen magníficos vestuarios minimalistas, atemporales y casi hechos a medida. Piensa en Claire Underwood en House of Cards o en Olivia Pope en Scandal. Estas dos mujeres tienen guardarropas que les sientan perfectamente, tanto en términos de forma corporal como de mensaje. Hay varias formas de mantenerse a la vanguardia de la moda sin dejar de ser responsable: comprar piezas hechas de forma ética o ecológica, comprar ropa vintage o de segunda mano, comprar piezas de calidad que conservarás y querrás conservar, aprovechar la ropa nueva servicios de alquiler de prendas que solo quieres usar una vez…

Hay muchas opciones disponibles para ti, todo lo que tienes que hacer es elegir las que más te convengan. ¿Por dónde empezar con tu guardarropa? En mi próximo artículo te explicaré los pasos a seguir para ir elaborando y organizando tu armario cápsula. Piensa que es un largo camino: no va a estar listo en unas horas o unos días. Pero ahora puedes inspirarte y comprar algunas prendas básicas de calidad, que usarás a menudo y durante mucho tiempo.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario