EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, escritura automática

EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, ESCRITURA AUTOMÁTICA

Me apetecía hablar en mi nuevo artículo de una técnica que muchas y muchos de vosotras y vosotros quizás conozcáis, que es la Escritura automática o también nombrada con gran acierto como, El Fluir de la Conciencia. 

Yo personalmente la descubrí hace un tiempo en un curso de Haikus, y en mí hubo un antes y un después en relación con la escritura, sea prosa o poesía. Consiste en colocar el lápiz sobre un papel en blanco y empezar a escribir, dejando fluir los pensamientos sin ninguna coacción moral, social ni de ningún tipo. 

EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, escritura automática 1
Fotografia, Lourdes Serra Novo

De alguna manera pretende vencer la censura que se ejerce sobre el inconsciente en merced a unos actos creativos no programados y sin sentido inmediato para la conciencia. 

La escritura automática es un método definido y usado principalmente por André Breton y los poetas surrealistas en la mitad del siglo XX, desde un punto de vista literario. 

Considerando que de esta forma el yo del poeta (yo interno) se manifiesta libre de cualquier represión y dejando fluir el poder de la creatividad del ser humano libre de cualquier castración. Una fuente poderosa para el encuentro con lo inesperado, del nacimiento prodigioso de la imagen poética. Hay que escribir deprisa, sin releer y sin autocorregirse. No importa la coherencia ni la cohesión en lo que escribes, es imprescindible dejar libre la imaginación. 

Cuando sientas que ya es suficiente lo que has escrito, has de parar y comprobar el resultado. Tan solo, escribe, escribe y escribe sin importar ni ortografía ni gramática. Te puede sorprender muy gratamente descubrir argumentos impensables para nuestros relatos o poemas, ideas, frases con un gran sentido estético, nuevas ideas interesantes… Es un método que ayuda a superar el bloqueo al querer escribir. 

A los que nos gusta escribir, muchas veces nos asalta el miedo ante la hoja en blanco, no saber por dónde empezar a escribir o como continuar un texto. 

Es normal que nos aparezcan esos miedos. Pero independientemente de por qué nos sucede esto, la escritura automática puede ayudar a liberar el bloqueo. Es una forma de destrabar nuestra relación con la palabra. 

André Breton dejó escrito como es el proceso para realizar escritura automática en el primer manifiesto: 

EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, escritura automática 2
Fotografía, Lourdes Serra Novo

• Instalaros en el lugar más favorable para la concentración de vuestro espíritu en sí mismo. 

*Yo, personalmente, añado a mis prácticas de escritura automática, realizar ejercicios de respiración tomando aire por la nariz contando hasta 4, retener ahí el aire contando también hasta 4 y soltarlo suavemente por la boca contando hasta 8(si es posible) y repetir entre 3 y 5 veces todo el proceso. 

• Colocaos en el estado más pasivo o receptivo que podáis. 

• Haced abstracción de vuestro genio, de vuestro talento y de todos los demás. 

• Repetiros que la literatura es el más miserable camino que conduce a todo. 

• Escribid a prisa sin tema pensado de antemano; lo bastante a prisa para no recordar y no veros tentados a releer lo escrito. 

• La primera frase vendrá por sí sola, tan cierto es que en cada segundo habrá una frase, extraño a nuestro pensamiento consciente, que está pidiendo exteriorizarse. 

No se puede confundir la escritura automática con las páginas matutinas del libro “El camino del artista” de Julia Cameron. 

Hay varias diferencias, entre ellas que; Julia Cameron recomienda no leer nunca más lo que escribes, simplemente dejarlo ahí, y en la técnica de Breton puedes corregir y darle una estética al texto creado. 

Otra diferencia sería que en la escritura automática no hay límite de escritura y en las páginas matutinas del “Camino del artista” Cameron las limita a 3 páginas y siempre por la mañana. 

Os voy a compartir mi primera práctica de escritura automática que aún conservo, con mucho cariño. Por supuesto, no tiene ningún título. Si aún no os habéis familiarizado con esta práctica, o no la conocíais, os animo a que empecéis sin pensarlo. El resultado es muy muy gratificante e inspirador. 

EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, escritura automática 3

ESCRITURA AUTOMÁTICA (MI 1ER RELATO) Las gotas de lluvia vuelven bailarinas, las hojas del charco, impactan contra ellas, percuten las gotas y bailan las hojas. Malabares aéreos, que los pájaros contemplan desde el cobijo de unas ramas, sumándose a la melodía con gorgoritos armónicos. Hermoso espectáculo que me deja pegado al cristal del interior de una cafetería. Mientras, caliento mis manos en la calidez de una taza de té y mi espalda, al abrigo de una estufa de leña, que, sin saberlo, se suma a las notas de la ancestral partitura con el crepitar de la madera al arder. Le sigue un hermoso silencio al acercarse por mi derecha una muchacha llena de primavera, con un delicado ramo de flores silvestres. Escondiendo una sonrisa cómplice lo posó con un gesto ingrávido sobre mi mesa. 

Ella también ha presenciado el maravilloso espectáculo, desde otra de las ventanas. 

Se sentó a mi lado, y las horas sucedían envueltas por el instante presente. 

Los clientes fueron abandonando la cafetería, ajenos a lo que el paisaje y el momento nos estaba ofreciendo al otro lado de la ventana. 

EL FLUIR DE LA CONCIENCIA, escritura automática 4

La luz fue cambiando, regalándonos un nuevo espectáculo a cada instante, hasta que nos entregó un nuevo amanecer, para seguir dibujando originales lienzos. 

Jugando con diferentes notas y sonidos, escribiendo una nueva partitura. 

Lourdes Serra Novo (Lú) 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario