EL PODER DEL REIKI EN LA SANACIÓN DEL TRAUMA

El concepto de “trauma” significa algo diferente para todos. Es una palabra que conlleva una interpretación increíblemente subjetiva. Lo que es extremadamente traumático para uno, puede no ser para otro, a veces hasta teniendo el mismo escenario, una persona puede vivirlo y marcarlo en su vida como algo muy malo y otra que lo vivió exactamente igual no le causa-efecto alguno.

Lo que plantea la pregunta:

¿Qué puede ser exactamente como trauma?

En términos de Reiki, el trauma puede incluir todo, desde una lesión física, como un hueso roto o una cicatriz quirúrgica, hasta un insulto psíquico profundo que genera sentimientos como pérdida, dolor, angustia o incluso terror.

Estos representan ataques claros a la integridad de la mente y el cuerpo, y son fácilmente identificables como traumáticos.

Pero el trauma también puede surgir de eventos aparentemente inocuos, cosas que resultan en perturbaciones energéticas que causan angustia al espíritu.

En Reiki, estos también se consideran traumas y se tratan como tales.

Basado en mi experiencia trabajando con personas, puedo decir que un trauma inicial puede ser causado de muchas maneras. Puede resultar de una lesión física, un problema de salud, abuso físico, shock, cambio repentino, pérdida o abuso mental/emocional. Pero también hay otras clases de trauma. El trauma vicario, por ejemplo, implica internalizar la experiencia de otro.

Esto es particularmente común en la propia profesión curativa. Cuando un terapeuta o consejero se conecta empáticamente con un cliente o paciente, en realidad puede internalizar las emociones y experiencias, lo que hace que asuman el trauma como si lo hubieran experimentado ellos mismos.

Otra forma de trauma es el trauma transgeneracional.

Pasado de una generación a la siguiente, esto es en realidad mucho más común de lo que la gente cree y, a menudo, se sorprenden al saber que, cuando no se cura, el trauma puede transmitirse de una generación a la siguiente.

El trauma desencadena un estado constante de miedo que conduce a cambios en el ADN.

Estos cambios luego se transmiten a nuestros hijos, quienes heredan respuestas de miedo arraigadas en un trauma que nunca experimentaron. Es liberador para las personas cuando reconocen esto en sí mismos y finalmente pueden liberarlo.

Les da la oportunidad de conectarse compasivamente con generaciones anteriores sin estar condenados a llevar las horribles experiencias del pasado a sus vidas presentes.

Dejar ir se vuelve mucho más fácil.

EL PODER DEL REIKI EN LA SANACIÓN DEL TRAUMA 1
william-farlow-IevaZPwq0mw-unsplash

Reiki trabaja en cuatro niveles: Mental, Emocional, Físico y Espiritual.

Es un sistema de energía que puede liberar energía atascada, bloqueada y estancada, alentando y estimulando energía sana, positiva y pura para que fluya en su lugar, lo que a su vez puede activar y promover la curación.

Es particularmente útil para curar traumas, porque la energía que se mantiene en ese espacio después de que ocurre un trauma es de baja vibración y es esta baja vibración la que bloquea el flujo de energía.

Después de que ocurren los bloqueos en nuestras vías de energía, la energía se vuelve más densa y pesada emocional y psicológicamente. Ahora la energía saludable tiene que encontrar una ruta diferente para que la vida humana fluya y se mueva.

Reiki ayuda a abrir y restablecer el flujo saludable de energía. Puede ser tan rápido como en una sesión, o puede llevar 3 o 6 meses, todo depende cuan listos estamos para ese dejar ir, y todo está a nivel inconsciente.

Jomar Hernandez

Maestra de REKI y Meditación

Coach de Salud Holistica

Salt Lake City UT, USA

Facebook
Twitter
LinkedIn

1 comentario en «EL PODER DEL REIKI EN LA SANACIÓN DEL TRAUMA»

Deja un comentario