EMPODERAMIENTO SEXUAL DESDE LA INFANCIA

Hemos avanzado mucho en las últimas décadas en el tema de los Derechos y liberación de la mujer; aun así, la sexualidad femenina sigue siendo un tema a menudo rodeado de tabúes y estigmas.

Por este motivo cuando se acercan eventos significativos como el Día de la Salud, es importante reflexionar sobre cómo podemos empoderar a las niñas para que lleguen a la madurez sintiéndose mujeres completas y de esta manera puedan desarrollar una relación positiva con sus cuerpos y su intimidad.

Una educación sexual integral es fundamental para empoderar a las niñas desde temprana edad. Como defensora del bienestar, el empoderamiento femenino y la educación sexual desde una perspectiva integral y tántrica, me gustaría proponer algunos aspectos sobre cómo podemos cultivar este empoderamiento desde la infancia que siente las bases para una vida de confianza y autonomía.

El punto de partida es que cada ser humano pueda reconocer la importancia del cuerpo. El cuerpo de una niña es su templo sagrado, y es fundamental que desde pequeña aprenda a amarlo, respetarlo y cuidarlo. Esto implica enseñar a las niñas sobre la anatomía y la fisiología de sus cuerpos de manera precisa y comprensible, para que puedan entender y apreciar la maravilla de su propia biología.

Ahora bien, más allá de simplemente impartir información sobre anatomía y reproducción, esta educación debe promover una relación positiva con el cuerpo, el placer y la intimidad.

EMPODERAMIENTO SEXUAL DESDE LA INFANCIA 1

La sexualidad femenina, entendida en su amplitud y profundidad, no es solo un aspecto fisiológico, sino una expresión intrínseca de la individualidad y la esencia misma de cada mujer. Por ello considero que las niñas deberían ser alentadas a explorar y entender sus cuerpos con curiosidad y amor, desprovistas de la vergüenza y los tabúes que a menudo han oscurecido este camino.

A veces pensamos que ya los hemos superado porque no nos escondemos tras una silla para desnudarnos como en algunos casos hacían nuestras abuelas o que estamos lejos de esos conceptos denostados porque en vez de camisones que cubrían a las mujeres de antes desde el cuello hasta los pies, ahora nos atrevemos a poner prendas ligeras, transparentes y vaporosas.

No debemos olvidar que las mujeres vivimos en constructos sociales y culturales y nos adaptamos a modas impuestas; pero no son pocas las mujeres a las que les cuesta soltarse completamente en el momento del encuentro sin estar pendientes de sus vellos, celulitis o estrías. En mi consulta todavía son numerosas las mujeres jóvenes y maduras a las que atiendo que les sigue costando mirarse ante un espejo y aceptar su cuerpo y amarlo tal cual es.

Hay, por tanto, que promover que las niñas puedan conseguir el autodescubrimiento a través de la exploración. En este sentido, sigo también observando el peso de los condicionamientos y de los viejos paradigmas con frases del tipo: “Eso es pecado”, “De esas cosas no se habla” “¿Dónde escuchaste eso?”, “Cochina, no te toques”, “Eso no se hace”, “Mala” “Cierra las piernas”, etc.

Y muchos adultos ante ciertas preguntas en torno al cuerpo y la sexualidad terminan por evadir situaciones que les resultan incómodas. Soy de la opinión que, desde una edad temprana, las niñas deben ser alentadas a explorar y experimentar con su propio cuerpo de manera segura y respetuosa. Esto implica fomentar un ambiente en el que se sientan libres de hacer preguntas y expresar curiosidad sobre su sexualidad y su intimidad.

EMPODERAMIENTO SEXUAL DESDE LA INFANCIA 2

La autoexploración es una parte natural del desarrollo humano, y es importante que las niñas se sientan capacitadas para descubrir y comprender sus propias necesidades, deseos y límites. Además, debemos tener en cuenta que la intimidad va más allá de la sexualidad; también se trata de la conexión emocional y la cercanía con los demás. Una parte crucial de una educación sexual de calidad es enseñar a las niñas sobre el consentimiento y los límites personales. Esto les proporcionará las habilidades necesarias para establecer relaciones íntimas y satisfactorias a lo largo de sus vidas.

El autocuidado es una parte fundamental del empoderamiento femenino. Es cierto que a edades muy tempranas somos muy dependientes, pero de manera sencilla y en cada etapa de su desarrollo, las niñas pueden aprender sobre la importancia de cuidar de sí mismas, tanto física como emocionalmente. Deben comprender que tienen derecho a decir “no” en cualquier situación que les haga sentir incómodas o inseguras, y que su palabra debe ser respetada en todo momento. Esto les proporcionará las herramientas necesarias para vivir vidas plenas y satisfactorias, libres de miedo, culpa y vergüenza, y llenas de amor y autenticidad.

Desde la autoexploración hasta el establecimiento de límites saludables y la práctica del consentimiento, las niñas deben sentirse capacitadas para comprender y celebrar su propia sexualidad de manera segura y sin juicios. Para dar mayor practicidad a las ideas que expongo, pondré algunos ejemplos de ejercicios prácticos y reflexiones que las niñas podrían explorar:

Carta de amor al cuerpo:

Invita a tu hija a escribir una carta de amor a su cuerpo, expresando gratitud por todo lo que hace por ella y prometiéndole cuidarlo y respetarlo en el futuro. Algo que observo mucho en las mujeres que me rodean y las que asisten a consulta es la relación amor-odio que establecen con sus cuerpos. El cultivo de una relación positiva con el cuerpo y la intimidad comienza en la infancia. Es fundamental que las niñas aprendan a amar, respetar y cuidar sus cuerpos desde pequeñas, fomentando una imagen corporal positiva y desafiando los estándares de belleza poco realistas que a menudo se promueven en los medios de comunicación y la sociedad.

EMPODERAMIENTO SEXUAL DESDE LA INFANCIA 3

Círculo de confianza:

Organiza un círculo de confianza en el que tu hija y sus amigas puedan compartir sus pensamientos y sentimientos sobre su cuerpo y su intimidad de manera segura y respetuosa.

Visualización de autocuidado:

Guía a tu hija a través de una visualización en la que se imagine a sí misma cuidando de su cuerpo y su alma con amor y compasión, recordándole su propia valía y belleza interior.

Puedes preguntarle también:

Cómo se siente acerca de su cuerpo en ese momento o sobre cuáles son los aspectos de su cuerpo que le traen más alegría y cuáles le gustaría aprender a apreciar más.

Otra sugerencia es:

Que busques una oportunidad para establecer un diálogo abierto y respetuoso sobre cuáles son las formas en las que podría practicar el autocuidado y el respeto por sí misma en sus interacciones.

Al proporcionar a las niñas una educación sexual integral y empoderada, no solo estamos preparándolas para tener relaciones sexuales seguras y saludables en el futuro, sino también para que desarrollen una mayor autoestima, confianza en sí mismas y capacidad para tomar decisiones informadas sobre sus vidas y sus cuerpos. Lo verdaderamente importante y saludable es que cada niña sepa que es digna de amor y respeto, que su cuerpo es suyo, que su voz es poderosa, que tiene el poder dentro de ella para crear una vida llena de su propio estilo, porque es única y, que su capacidad para amar y ser amada es infinita.

Se trata de celebrar la singularidad y la belleza de cada mujer, desde la infancia hasta la edad adulta.

De igual modo que el Día de la Madre, el día de la mujer, el día del niño o el día del trabajo no debería considerarse solo una fecha concreta, tampoco lo debería ser el día de la salud, de manera que la tuviésemos presente en nuestro vivir diario.

Ahora bien, teniendo en cuenta que se celebra el día de la salud en abril, invito a todas las mujeres a celebrar su sexualidad como una parte integral de su ser.

Que sea un día para honrar nuestra fuerza, belleza y capacidad para experimentar la alegría y la plenitud en todas las áreas de nuestra vida, incluida nuestra vida sexual.

Que cada mujer sepa que merece amor, placer y satisfacción en todos los aspectos de su ser, y que el tantra puede ser una herramienta poderosa en este viaje hacia la realización personal y el bienestar.

Con amor y el deseo de una nueva construcción de la sexualidad

Abhaya Fdez. de Castro

@laviadeltantra.abhaya

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario