“En la acera de en frente”

El hablar de un colectivo que por años, décadas y siglos ha sido marginado si no es en primera persona hace que las letras suenen distantes y vacías e incluso superficiales, me presento soy el Miquel Claudì-López entre mis muchas etiquetas que podrías encontrar los heráldicos títulos universitarios, los del documento de identidad, los de las redes sociales o los del LinkedIn, me referiré en esta ocasión a los que corresponden a uno de los colectivos que pertenezco y es desde que voy a ir hablando en estas publicaciones, me refiero al colectivo LGTB+.

En la acera de en frente 1
xavi-cabrera-gkyuvqExxpw-unsplash

Me defino como un Hombre/Gay/Cisgénero/Blanco y si queremos aumentar la descripción: Europeo y Español (país que supone tener la mayor tolerancia con el colectivo LGTB+ (Si usted lo cree, piense en los padres de Samuel en Galicia)

Si soy una persona con privilegios, como dirían muchos, ya que en algunas sociedades esto se ve como una parte alta en la jerarquía social precaria que vivimos.

¿Pero qué privilegios tengo?

Puedo contraer matrimonio con una persona de mi mismo sexo, puedo cotizar como familia, tener un testamento, comprar bienes raíces o mercantiles en común, suscribirme a clubes sociales como un señor casado y llevar una vida puritana dentro de mi aberrante sodomía, también se me olvidaba que tengo la opción de ir a salas fitness y que diversas marcas mercantilicen mi vida para lucir una etiqueta de Haute couture.

 ¡Of Course Darling!!!

En la acera de en frente 2
tayla-kohler-a2opMDQbZ-I-unsplash

Los gays tenemos siempre buen gusto y dinero (Topico) Ok, ahora hablemos de la realidad, no pago menos impuestos que otras personas ni me hacen descuento en transporte público (tampoco me ceden el asiento), ni me salto la fila del banco o me dan cita previa antes en entes administrativos, no tengo seguro del paro aparte. Muchas religiones cuestionan mi vida erótico/amorosa. No todas, Gracias a Dios (Ironía).

Por muchas leyes que han avanzado aún me pueden matar en la calle por el simple hecho de ser “Gay” a gritos de ¡¡¡Maricón DE Mierda!!!.

Aún tengo que escuchar comentarios como: “No se te nota”, “Tengo un amigo gay ¿lo conoces?” Y mi favorito: ¿Quién es la mujer?

 A ver, yo en mi cabeza mirando con un rostro de performance digna de un Cannes, me pregunto: Para ser GAY (o maricón de toda la vida) ¿Tengo que ser femenino y si lo soy hay algún problema?, ¿Tengo que conocer a todos los gays del mundo y un radar como en X men? Y si fuera alguno la mujer quizás la G no es mi letra dentro del colectivo ¿me pregunta por Mujer CIS / Trans /Fluida? “La Ignorancia de Los Demás, Vestida de Puritana y Santa Moral” El Fallo Positivo Mecano Pues así nos va la vida queridísim@s letor@s, vivimos en una sociedad en la desde pequeños nos enseñan a discriminar, sea por el color de tu piel, tu etnia, tu religión, tu documento de identificación, ser alto/bajo, gordo/delgado, etc.

Pero que poco sabemos de DIVERSIDAD, pero nos llenamos la boca de igualdad.

Pues os cuento algo: la igualdad es tan utópica como la diversidad, pero os traigo buenas noticias, esta enfermedad tiene cura y ella se llama PENSAR (si con mayúscula), informarnos, analizar.

La búsqueda de la diversidad no es un spot publicitario en la fecha del Pride (u Orgullo Gay) es todos los días y no falta ir a centros de reclusión de gente “rara” (que ya les gustaría a unos cuantos que estos existieran, lamentablemente y clandestinamente existen en varios países).

Querid@ lector/a/e haga un gesto de empatía: mírese a un espejo, analice en su origen, su ADN, su árbol genealógico, su aspecto físico, su idioma, su nombre o pseudónimo, también su identidad sexual y de género (también su rol), Etc. y piense: ¿Quién soy yo?, ¿De dónde vengo?

La retórica filosófica le llevará a otra pregunta: ¿Por qué? Les invito a todas, todos y todes a salir del armario, a salir de la era del ocultismo a ser iguales en la diversidad, quizás desde allí ya podremos seguir leyendo, entendiendo, empoderando “La acera de en frente”, esa que desde los años ‘50 s empezó a ser un grano en el culo y hoy lucha no para tener “Privilegios” sino para ser iguales en derecho, trato y que su vida privada no sea el tema de su sobremesa.

PD: Con Amor

Miquel Claudì-López

Facebook
Twitter
LinkedIn

4 comentarios en «En la acera de en frente»

  1. Es una descripción muy cierta de la vida de un gay pero porque enmarcarlo con un nombre si quien tiene el poder de decirnos con diminutivos los cuales nos enmarcan en un estéritipo de ser humano .

    Responder

Deja un comentario