Ya lo había visto por las redes y, la verdad es que sus fotografías no dejan indiferente a nadie. Me inundó una sensación de ternura, cariño y esperanza cuando vi sus fotografías traspasando mi alma. Un nudo, un aceleramiento en mis latidos, un no sé qué, que no puedo explicar y que fue lo que  me atrajo.

El universo, la vida, lo que quieras que sea, me habló de él a través de una amiga en común y sin pensármelo mucho aquí lo tenemos con una primera entrevista que nos lleve a conocerlo y seguirá con nosotr@s en la revista como colaborador.

A Quim Fabregas, mil gracias por la confianza y el compromiso al que se adhiere.

Quim, me contaste que llevas más de 20 años realizando fotografía y viajando por muchos lugares y en especial por África.

  1. ¿Cómo fueron tus principios en la fotografía y los viajes?

Conocí la fotografía de la manera menos usual de una persona que se pudiera dedicar a esta profesión.

Con 22 años entré a trabajar en una tienda de fotografía en mi pueblo natal, Calella. Mi trabajo era básico. Limpiar la tienda, ordenar el almacén e ir a buscar los carretes analógicos en el laboratorio. Poco a poco veía gente de mi pueblo con esta afición a la fotografía y me vino la curiosidad.

Empecé a estudiar por mi cuenta cada noche después de cenar. Estudiaba las instrucciones de la cámara, me compré un libro de fotografía básica, aquel entonces no había internet, o hasta iba a la biblioteca. Me enteré de un concurso de fotografía para gente hasta 25 años.

No tenía cámara réflex y le pedí a Sonia, una compañera del trabajo que era fotógrafa. Realicé un bodegón en casa mis padres y la sorpresa que quedé tercero de 1000 participantes. A partir de allí me apunté a un curso básico de fotografía en la Asociación FOTO FILM CALELLA de mi pueblo, hice el curso básico de seis meses y cogí más que pasión.

Entrevista a Quim Fábregas 1

Al terminar ya era monitor y profesor del curso que yo había sido alumno. En esa misma asociación se hizo una reunión para ir a la Fundación Vicente Ferrer a hacer un reportaje sobre todas las áreas que trabajan. Salud, deporte, agricultura… Y sin pensarlo me embarqué al que fue las raíces de quién soy yo ahora. Me marcó mucho la figura del Padre Ferrer que me hizo dar fuerza y carisma a mi camino en el mundo de la cooperación. A los seis meses de ese viaje, empezaron mis viajes a África.

2.¿Qué te llevó a lanzarte por tu cuenta?

A los pocos meses de hacer el curso fotográfico, mi vida la dediqué a formarme sobre todo autodidacta. Hice algunos talleres y cursos y empecé la carrera que no era homologada, pero por el dinero no podía seguir.

Evolucioné muy rápidamente, haciendo exposiciones individuales y colectivas y empezaba a ganar concursos. Trabajé en varias tiendas de fotografía y laboratorios.

A los 26 años tuve la necesidad de hacer mi propio proyecto, porque veía que tenía mi propia personalidad, mi manera de ver con la cámara y el mundo, que me limitaba trabajando en otros lugares. Tuve mi propio negocio de fotografía 5 años hasta que vino la crisis capitalista.

La fotografía también cambió, el digital hizo bastante daño a los fotógrafos. Hasta que un mes no llegué a pagar la letra del crédito o el alquiler de la tienda.

Ser emprendedor en este país y sobre todo para la gente joven es horroroso. Traspasé la tienda y empecé a buscar trabajos y combinarlo con la fotografía. Trabajé de vender internet y fue de las peores experiencias de mi vida, me sentía muy extraño. Y vino un ángel de la Guarda, todos tenemos algunos.

Recibí un correo electrónico de un tal Carlos Hornstein, director de la Fundación Global Play valorado mi trabajo como fotógrafo y sobre todo humano. Me di cuenta de que mi fotografía llegaba de una manera muy emocional a las personas.

Me contrató para un viaje a Mali para hacer el reportaje de su Fundación y allí me surgió el proyecto de realizar mis propios viajes humanitarios en África. En marzo de 2009 fundé Viatges en Ruta con mi amigo Moussa de Senegal y allí empezó el proyecto de viajes.

Entrevista a Quim Fábregas 2

3. ¿Crees que hay que tocar muy fondo para dar un paso como el que tú diste?

Puedo darte muchas reflexiones sobre esta pregunta. Ojalá no hubiera vivido nunca situaciones que he vivido en mi vida y hasta creo que mi propia familia o entorno, ni se lo puede imaginar. Porque creo que de verdad nos conocemos muy poco los unos a los otros.

Había momentos más que duros, pero siempre tuve la energía para ir afrontando el camino. Tuve mucha soledad y esto me hizo aprender de mí mismo, mucho.

Recuerdo que había muchos momentos que no me gustaba nada como era, me sentí mal, no me quería. Y pasaba momentos de deserción y de depresiones. Pero esa fuerza que tenía siempre me decía por mi interior que llegaría a ser una personal “normal”… Me fijaba en los demás y les veía todos bien, estables, felices. Todos mis compañeros y compañeras tenían familia, hacían hijos y yo me veía realmente un niño con ya 30 años.

Algunos actos eran de mucha inmadurez. Esto me hizo apartarme de mi entorno familiar y de amigos y empezar a caminar solo. La fotografía me ayudaba día tras día a superarme.

Siempre digo que CON EL ARTE PODEMOS SALVAR VIDAS. Y así es, a mí el Arte me ha salvado mi vida.

Hoy en día mis reflexiones son bonitas, me valoro como persona, como ser, como humano. He evolucionado para construir y no des construir, he evolucionado con mucha conciencia en todos los ámbitos. Cuidar mi salud a través de los alimentos que como, hacer deporte, dormir las horas que tocan dormir, aprender a querer, creo que es de los problemas de esta sociedad, que la gente no se quiere, trabajar los egos y las iras y sobre todo tener buenos pensamientos. He trabajado mucho la parte emocional, que es lo más difícil en un mundo racional.

4. A mí, me fascinan los rostros, las miradas que nos regalas con tus fotografías, ¿cuál es tu intención al hacerlas? ¿Qué ves en tus fotografías?

MIRAR LA MIRADA, LLEGAR AL ALMA es el título de mi trabajo fotográfico desde que hice mi primer viaje a la India.

Me dedico a los rostros por algunos motivos, uno de los cuales es que la cámara, como herramienta me ayudó a acercarme a las personas. Era una persona muy tímida que en ocasiones no podáis estar en contacto con la gente, ni amigos. Muchos miedos tenían y siempre me sentía inferior. Así que la cámara era mi barrera, mi protección. Veía por un agujero que ponía mi ojo y cerraba el otro y esto me hacía una gran protección en mí hacia los demás. Pero me di cuenta de que cada clic era un cúmulo de emociones y lo más fuerte, que hacía que las demás personas se sintieran bien al ver las fotografías. Sin quererlo, mis fotografías eran más que fotografías, llegaban al ALMA.

En la India en mi primer viaje hice un retrato a una persona que me pidió que le hiciera una fotografía. Con muy poca experiencia y sobre todo novato en todos los sentidos. Al disparar se abrió su manta y mi cerebro se centró en la herida que le cubría todo el cuerpo de lepra. Me quedé colapsado, como si el mundo se parara, vino a mí se arrodilló y me dijo NAMASTE. Lo abracé. Al llegar a casa, yo mismo revelaba los carretes y ampliaba las fotos en mi laboratorio analógico, fui a buscar esa fotografía.

Al revelarla, vi su cara, su rostro al cual cuando disparé la fotografía no me di cuenta. Su rostro era de FELICIDAD.

Me quedé asombrado. Lloré.

Y mi reflexión fue: TENGO QUE VIAJAR POR EL MUNDO PORQUE CON MI CÁMARA PUEDO HACER FELIZ A TANTA GENTE. Y A GENTE HUMILDE.

Entrevista a Quim Fábregas 3

5. Creo que es una gran idea de terapia el viajar para encontrarse con un@ mism@, pero todo el mundo está preparado para realizar un viaje como los que realizas?

Todo el mundo está preparado para todo. Si cada individuo hiciera las cosas como las siente, de él mismo, estoy seguro de que mucha gente podría realizar muchos sueños.

Vivimos en una sociedad marcada principalmente por un capitalismo, esto hacer que muchas de las acciones que hacemos es a través del dinero, y el dinero se utiliza para comprar. Y ya no es la compra de las necesidades básicas, sino ya hasta de lo material y hasta de las personas.

Me di cuenta hace tiempo que no quería vivir por y para el dinero. India me ayudó a ver el mundo de otra manera y luego África.

Esas experiencias no son dinero, sino EXPERIENCIAS. Y poco a poco me di cuenta de que lo más importante y lo que más me hacía sentir mejor a mi mismo era que trabajara primero de una cosa que me motivara y me hiciera levantarme cada día con unas ganas de vivir y lo otro que ese trabajo que realizaba me diera un dinero para viajar.

Eran mis únicos objetivos. En estas sociedades occidentales se vive con el miedo y el miedo hace que de tus pensamientos te tires para atrás, sobre todo en viajar en otros lugares del mundo.

6. ¿Por qué África?

Recuerdo que cuando pise por primera vez en África, seis meses después de hacer mi primer viaje a la India, sentí algo totalmente diferente a lo que había sentido en mi vida, en mí ser.

SENTÍ ENERGÍA.

Ya la tenía, así es, pero fue la primera vez de darle una “IMPORTANCIA”.

Su tierra, sus baobabs, su cielo, su belleza en todo, pero sobre todo en las personas. Era diferente a nosotros. Eran sencillas y próximas. Me atrapó. Ese primer viaje a África ya me decía a mi mismo que algún día viviría en ese continente y así fue.

7. Estar en el mundo humanitario es algo que impacta, ya que no todo el mundo es capaz de hacerlo. ¿Qué te ha enseñado?

Me ha enseñado muchísimo, más creo que si hubiera hecho alguna carrera universitaria. Soy una persona que la parte más desarrollada es la emocional y hay que tener mucho cuidado, muchísimo.

De hecho llevo toda la vida trabajando este aspecto y seguiré haciéndolo hasta que me muera. Cuando empecé los proyectos en África sobre todo, pensaba que toda la gente era muy buena, bondadosa.

Los primeros meses y años de empezar el proyecto humanitario de viajes en ruta fueron increíbles, maravillosos. Sin duda una etapa de la más feliz. Vives de otra manera, sientes algo diferente, y además si un proyecto de la nada, empieza a funcionar por cómo eres tú.

Al principio hacia cosas que había aprendido de cooperación en otras organizaciones, aunque ya de muy joven me di cuenta de cosas que no eran adecuadas, algunas con poca ética.

Al pasar un tiempo y al vivir mucho en África me di cuenta de que había cosas que no las veía bien hacer. Todos venimos de una educación y todos tenemos maestros que nos guían. Familia, amigos, profesores, gente anónima, conferenciantes, etc… Esto significa que cogemos los aprendizajes de los demás y en muchas ocasiones las imitamos y seguimos el mismo patrón. O la gente no quiere cambiar por miedo.

Empecé a ver las cosas de otra manera y a crecer con la mejor ética posible y transparencia. Mis pensamientos hicieron actuar de otra manera, y mucho en el mundo de la cooperación.

Crecer como persona.

Y yo empecé a crecer con el proyecto, tanto en la solidaridad como en la fotografía. Al crecer y al cambiar, en algunos momentos me ha llevado a tener muchos conflictos con mucha gente que yo les abría las puertas en mis proyectos. Y poco a poco me iba pasando en varios. Hasta enfermar. Y allí me di cuenta de que hay muy poca bondad y hay mucho egoísmo. Hasta que enfermé y me aparté.

8. Háblanos de tu labor en los proyectos humanitarios.

Cuando empecé el proyecto de viajes en ruta, tenía en mi mente dos objetivos: que la gente que viniera a mis viajes, fuera feliz, viviera una experiencia muy emotiva y que se sintiera muy bien. Y el segundo objetivo era realizar proyectos humanitarios.

Claro está, un chico joven, muchas ilusiones y nada de dinero, pero soñar es gratis dicen.

Fue una verdadera locura, en un año ya hice 8 o 9 viajes y ya habían confiado en mis viajes casi 100 personas, una verdadera locura. Mi energía y mi fuerza eran imparables y sobre todo hacer las cosas de la mejor manera posible.

Conocí a personas que me ayudaron mucho y fundamos Etnic Solidaria. Allí empezamos a realizar nuestros sueños. Escuelas de fútbol, escolarización en primaria y secundaria, construcción de casas de maternidad, proyectos odontológicos, centro cultural, agricultura u otros.

Los primeros años fue más que bonito y muy sano en todo sentido. Realizamos 12 proyectos sin subvenciones de ningún tipo. Todo salió de nosotros, de mis viajes, de la venta de mis fotografías, de hacer cenas y karaokes solidarios, cursas de deporte, tiendas solidarias. Hasta en la pandemia conseguimos dar de comer a 2000 personas diarias vendiendo mis fotografías.

Esto no tiene precio, la verdad. Recordar lo que has hecho, pero sobre todo como lo has hecho, esto sí, que no tiene precio.

Hoy en día cerramos esta Asociación, enfermé y decidí dedicarme a mí. Estos actos también hacen que te olvides de ti. Y me di cuenta de que la salud es lo más importante.

Estoy cambiando mi manera de vivir, muchos más intimo, con mi pareja. Pero una cosa no cambia. SIGO AYUDANDO Y SIGO SIENDO SOLIDARIO. No hace falta tener una ONG.

Entrevista a Quim Fábregas 4

9. Además de fotógrafo, de realizar rutas de viajes por África también eres escritor, aunque ya me han dicho que no te gusta que te lo digan, jajaja, Cuéntanos tus próximos proyectos, o en los que estás ahora:

Siempre digo en mis cursos y talleres de fotografía o conferencias que ni soy fotógrafo.

Soy una persona que vive la vida con pasión y que hago cosas. Sí que soy un creador de ideas, y la vida se pagan por las ideas, así es.

Escribí “Aprender de la Nada, Para Tenerlo Todo” en la pandemia. Fue un ejercicio que me ayudó a superar momentos que todos hemos vivido muy duros encerrados en casa.

Nunca me imaginé que pudiera escribir un libro y menos publicarlo. Fue un proyecto que ahora que ha pasado un año, era el libro donde se terminaba una etapa. Es un libro de crecimiento personal, pero también es un libro que salen muchas personas que he ido conociendo durante estos años en los viajes y en los proyectos. Y lo curioso es que de la mayoría de esas personas se ha terminado la relación.

Y esto es maravilloso en el buen sentido. Porque cuando cambias tú, cambian los demás. Actualmente estoy centrado en un estilo de vida sana, cuidándome muchísimo para tener una vida sencilla, bonita. Y darle sentido a porque estoy viviendo en este mundo.

Si estás bien, todos los proyectos, vienen solos. Pero el mejor proyecto de vida es cuidarte para cuidar a los demás.

10. Con el hastag #unmundomejoresposible realizas un grito de ESPERANZA, que lo traduces en AKUMBELE, explícanos esa historia.

Me emociona que la gente me conozca por estas palabras, estos mensajes. #unmundomejoresposible es un mensaje que hace muchos años que lo utilizo y creo que hasta hice escuela.

Era algo sencillo, en el sentido de que es algo que creo que queremos todos, pero que pocos quizás se “atreven” a expresarlo. De allí en un proyecto fotográfico en Senegal hicimos un reportaje con palabras en los cuerpos de las personas de diferentes razas y colores. Palabras como: CONVIVENCIA, AMOR, SUEÑOS, EXPERIENCIA y más hasta la palabra: ESPERANZA. Una palabra que últimamente la utilizamos todos y todas. Y como bien dices en la pregunta lo traduces en AKUMBELE.

AKUMBELE surgió hace unos años también jugando con los niños, de hecho soy muy niño, por eso he tenido tantos problemas con el mundo “adulto”.

Entrevista a Quim Fábregas 5

Recuerdo una de las veces que estábamos sentados en una aldea rural y tenía a 5 0 6 niñas y niñas encima de mí, y empecé a gritar AKUMBELE, AKUMBELE, AKUMBELE…… Esa palabra que esos niños y niñas gritaban también es el símbolo de ese mundo mejor y esa ESPERANZA que todos deseamos.

11. Y para terminar, me gustaría saber cómo podemos colaborar contigo en tus proyectos de fotografía SOLIDARIA, o en cualquier otro proyecto…

Actualmente tenemos a la venta unos calendarios solidarios AKUMBELE ÁFRICA y AKUMBELE INDIA de diferentes tamaños. Din A3, Din A4 y de sobre mesa que podéis ver la información en esta web www.quimfabregas.org

Durante todo el año realizo conferencias sobre la vida, la esperanza, fotografía o un estilo de vida. Sigo con los viajes responsables en África y estamos trabajando un proyecto muy bonito para el año que viene que se llama AKUMBELE EXPERIENCIAS en un entorno natural en el sur de España.

El proyecto va de un ESTILO DE VIDA.

Muchas gracias.

Quim Fàbregas 625229658

Gracias a ti Quim por tu amabilidad y cortesía, además estamos súper felices de tenerte en este número de Octubre como colaborador. Bienvenido!!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario