Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo.

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo.

INTRODUCCIÖN


Tenemos el honor de tener en la revista Brillante Sensaciones, a Fina Sensada, una histórica del mundo del cine, que además es documentalista, está trabajando en la fundación Fernando Fonseca y al doctor Marc García-Elías, que nos hablarán de su trayectoria en el mundo del cine y de los documentales que organizan y que montan para dar visibilidad a enfermedades en el tercer mundo y poder ayudar a esos enfermos que lo padecen.



FINA SENSADA:


Esto que has contado es un resumen de lo que hacemos. Estamos trabajando en el mundo audiovisual y en el mundo médico con un objetivo único que es hacer visibles a las enfermedades invisibles y a la vez ayudar a los niños que padecen estas enfermedades que no conocemos.


PREGUNTA:

Fina, hemos comentado que eres una, de los profesionales históricos del mundo del cine en este país. Creo que tus inicios fueron cerca de aquí en la Plaça del Diamant. ¿Que recuerdos te trae?


FINA SENSADA:

El recuerdo más importante que me trae es mucho amor de muchas personas que realizaban una profesión que les gustaba. Me impactó tanto ver un equipo de personas felices trabajando que me dije “yo quiero dedicarme a esto”. En especial me impactó Rosa Verges, cuando vi cómo hacía su trabajo de script y cómo disfrutaba trabajando por eso pensé “Quiero ser como ella dentro de unos años, y seguí su camino.


PREGUNTA:

¿Y cómo fueron esos inicios en el mundo del cine siendo mujer, en una sociedad diferente a la actual?

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo. 1


FINA SENSADA:

No he tenido nunca ningún problema por ser mujer, desde pequeña siempre he estado rodeada de chicos y desde mis primeros trabajos mis compañeros, en su mayoría, eran hombres. Me he ganado el respeto como mujer, gracias a mi carácter, saber estar y mi valía como profesional en todas las etapas, adaptándome a lo que había y hablando el mismo lenguaje. Yo no vengo de un mundo de hombres o mujeres, sino del lugar que yo quería y deseaba participar, por ejemplo, haciendo de primera ayudante de dirección. En el cine antes existía la tendencia de marcar los trabajos como más masculinos, o más femeninos, pero si una tiene claro que lo quieres hacer te sobreponer a las adversidades que te encuentras alrededor.

Ahora bien, he criticado muchas normas actuales porque estamos a la inversa de lo que era antes. Cuando formo un equipo de rodaje como directora y voy a escoger a los mejores profesionales y no voy a poner a una persona en mi equipo porque me da más puntos y me dan más subvención por ser de un género o de otro. Por eso estoy totalmente en contra de estas medidas. Evidentemente ha habido problemas, pero la balanza se ha dado tal vuelta y muchas mujeres no nos sentimos identificadas con lo que está pasando hoy en día.

PREGUNTA:

Has pasado por muchos pasos y ahora te dedicas al documental. ¿Qué es lo que te da el documental que no te da la ficción?

FINA SENSADA:


El documental, sin duda alguna, me da mucho más que la ficción. Yo vivo la realidad y luego encuadro partes de esa realidad, pero yo vivo lo que está pasando. La ficción es un montaje, es una obra de teatro. En el documental, yo aparezco en un lugar, en un espacio, no sé lo que va a pasar y debo tener la capacidad audiovisual de saber lo que tengo que capturar de aquel momento. Es improvisar y necesitas mucha experiencia para sacar de un espacio lo mejor que puedes para luego darle forma. La ficción, tienes un guión estructurado desde el principio que no te puede saltar las reglas porque hay un presupuesto. Es otro mundo. Para mi el documental es fascinante porque haces un documento de algo que queda plasmado, no un reportaje documental. Y, por otro lado, tú vives esta realidad y tienes la responsabilidad de capturar parte de esta realidad para que luego la vea el espectador.

PREGUNTA:

En sus documentales hay una ética de la imagen. ¿Cómo se trabaja esa ética? ¿Cuál es el punto en el que usted se da cuenta que eso es ético y esto no es ético?



FINA SENSADA:

Qué bonita pregunta me has hecho, porque es lo que doy clases sobre ello en las escuelas de cine. La ética en la imagen me la ha enseñado un señor que tenía una ética en la vida, el era el doctor Fonseca. Cuando conocí al doctor Fonseca y me invitó a hacer documentales por estos mundos, con estas catástrofes y estos problemas tan graves que hay (Empecé con ellos en el tsunami de Sri Lanka) en el que te encuentras desastres y más desastres que realmente pueden con tu capacidad de asumirlos. Entonces él me dio el primer consejo: “Tienes la experiencia profesional audiovisual y cinematográfica, para capturar esta realidad, pero por favor, con belleza y con dignidad. Nunca saques un momento difícil, sensacionalista, porque es lo fácil. Este niño, en lugar de sacarle la mierda que le va encima. Sácale el brillo de los ojos que no tienen los niños en nuestro país, sácale poesía, belleza y dignidad. Esa es tu labor para hacer en este trabajo. Y capturé esa idea desde el primer momento. Y esto te involucra a sacar del lugar de la situación conflictiva a ponerle todo el corazón al trabajo que estás realizando


Y en caso de dudas siempre puedes analizar el caso y hacerlo distinto. Pero la verdad es que he considerado muy importante para realizar nuestro trabajo esta dualidad medicina cinema. ¿Nos lo han preguntado todos, cómo es que hacéis cine médico? La verdad es que yo considero aquello de que más vale una imagen que mil palabras es realidad y creo en ello. Nosotros estamos trayendo unas imágenes de África, que sin ellas es difícil que tú puedas comprender cuál es el problema. Es muy difícil, por eso creo que debes estar de acuerdo conmigo en eso de que el cine y la medicina deben convivir, juntos.

Sin embargo, no estoy de acuerdo de que la filmación en un quirófano en una situación de emergencia no debe realizarse. Una persona normal no puede entrar en un quirófano porque es como una cosa muy secreta, muy extraña, muy dura. Por eso soy partidaria de filmar imágenes para que el espectador pueda participar viendo una expedición quirúrgica, por ejemplo, al Chad, operando a niños, poniéndolos de pie, que dices qué locura, son niños perros y los van a poner de pie estos médicos. Poder sacar las imágenes de esta intervención para que la pueda ver todo el mundo es algo que debe visualizarse. Es que un quirófano o cualquier parte, cuando lo miras con belleza y dignidad, aparecen otras cosas.

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo. 2

Por ejemplo, las de un buen cirujano en un quirófano, cuando le veo sus manos, danzando entre nervios y tendones son imágenes que sacó para que las pueda ver todo el mundo y que disfruten de la belleza de aquel momento mágico, como un antiguo ritual

Mostrando estas imágenes puedes enseñar a la gente el problema que existe con la enfermedad, su solución. En definitiva, visualizar el trabajo de los cirujanos de cooperación que es algo impresionante. Gracias a ellas creamos sensibilización y mostramos que no todo el mundo vive bien, a la vez son también, pero también con ellas queremos concienciar a toda la profesión que existe la cirugía de supervivencia. “Vosotros no sabéis lo que es la teoría de supervivencia, ¡Ahí la tenéis! La imagen es una herramienta muy útil pero siempre con una base cinematográfica, evidentemente.

Siempre digo que para hacer un buen documental necesitas muchos años de experiencia. Yo llevo de hecho unos 40 largometrajes de script, como ayudante de dirección, directora. Todo esto me ha dado las herramientas necesarias para saber buscar la luz, colocar las cámaras, la edición, como lo hago.  Son años de profesión y ahora puedo ir sola por el mundo. Si no tuviera toda esta experiencia como cineasta, sería imposible rodar con la inmediatez que demanda la emergencia que estamos rodando, hay que ser rápida e intuitiva porque cuando sigo a un doctor, primero es el médico y el enfermo, yo soy la secundaria, y evidentemente no puedo solicitar que repitan el momento. Esta agilidad es la que me sirve para hacer estos trabajos con todas las pautas que debo seguir para llegar al concepto de la ética en la imagen. En mi metodología sobre la ética de la imagen, primero le pido permiso al niño, a la mamá o al papá, si no me lo dan, no saco la imagen. Segundo paso, si voy a una sociedad muy difícil y muy distinta a la mía, me siento en el suelo, y dejo que me toquen, hasta que no me dan permiso no abro la cámara. En la vida iría con un teleobjetivo robando una imagen. Me acerco con un angular allí al lado de ellos, les pido permiso, si ellos me dan permiso grabó la imagen y realizó las fotografías, entonces surge la magia y surgen esas imágenes extraordinarias cuando miran a la cámara, cuando me sonríen, en ese momento la cámara capta que están vivos y que hay alma en ese intercambio entre fotógrafo porque es un intercambio. No voy a robar una imagen, voy a que me la den, si ellos quieren dármela.

PREGUNTA:

¿Con qué dificultades te has encontrado para poder grabar en esos países?

FINA SENSADA:


Muchas veces dónde encuentro más problemas es en el entorno de esas zonas donde trabajan los doctores. En múltiples ocasiones han estado a punto de meterme en la cárcel por capturar imágenes fuera de estos ambientes. Los militares te ven con una cámara, una mujer y van a por ti. Sí, he tenido problemas, me he enfrentado a muerte con ellos y me han pasado muchas cosas. Por eso se ha de tener decisión, convicción, compromiso y te saltas lo que haga falta.

El instinto actúa cuando trabajas con una cámara, piensa que una cámara, si vas solo, (y yo he ido sola en muchísimas ocasiones) es bueno y es malo. Por ejemplo, para el mundo musulmán les robas el alma, debes pedir permiso al marido, debes saberlo. Lo primero que debes hacer al llegar a un país es asesorarte de todo aquello que puedo hacer y lo qué no puedo hacer. Debo de tener mucho cuidado con las cosas militares porque puedes ir a la cárcel o te pueden matar. Siempre deber ir con cierta precaución, pero siempre salen imprevistos.

PREGUNTA:


¿Cómo surge la idea de que me voy a este lugar? Y segundo, ¿Cómo lo planificas? Y tercero, una vez allí, ¿Cómo evoluciona el proyecto según lo ruedas?

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo. 3


FINA SENSADA:


En el proyecto donde más he apostado ha sido en Ull per Ull donde quería ir un paso más para allá, porque cuando ya dominas la imagen dices oye, esto ya me aburre, plano, contraplano, voy a ir ya a capturar las luces y las sombras.

Hacía mucho tiempo que seguía la historia de los campos de refugiados Rohingyas de Kutupalong, en el sur de Bangladesh porque veía que nadie hablaba sobre ello, que no salía ni las noticias, ni en redes, ni en ninguna parte. Un grupo de médicos franceses me invitaron a ir a hacer un trabajo en Bangladesh para ellos porque iban a dar unos cursos de pie diabético a los médicos de ALIT. Entonces pienso “Dios mío, estoy al lado del campo de refugiados más grande del mundo en el sur de Bangladesh, un lugar en el que conviven un millón de personas amontonadas y doscientos mil niños huérfanos deambulan entre barracas de plástico y despojos humanos”. Tenía la obligación de intentar reflejar esa terrible realidad, he hice la propuesta “Quiero entrar en este campo sola”. Es un campo de refugiados que está rodeado de militares, pero de estos que dan miedo, y les planteé a los cirujanos, a los médicos de allí, si me dejaban entrar con ellos al campo de refugiados. Y en un principio me lo prohibieron, pero al final me dijeron que, si iba con un móvil, sí, sí iba con una cámara, no, porque acabaría en la cárcel, como había pasado con otros periodistas que los habían pillado. Yo les dije que tenía ganas, que era mayor, que me hacía responsable y que me dejaran entrar con ellos y que me hacía responsable de mí misma.

Me dejaron entrar con ellos y fue muy bestia. Pasé muchos nervios porque llevaba la cámara escondida entre el material médico y de repente venían los militares. Entré con ellos a un lugar donde había 20000 niños a los que habían asesinado a sus padres. ¿Y qué pasó en esa experiencia? Estoy con un grupo de gente que no me conocen. Soy una blanca, una mujer aquí con una cámara, soy un bicho raro. No hablan mi lengua, ni hablan ninguna que yo pueda conocer, ni entienden ninguna. Entonces me preguntaba ¿Cómo voy a reflejar este momento? Ahí puse el máximo de potencia en la ética, en la imagen. Pedí permiso a su alma y en silencio les mostraba la cámara, si me asentían me ponía delante de ellos, los encuadraba, son todo primeros planos, y le decía “Cuéntame todo lo que quieras con la mirada, que me la llevo”. Y no había otra cosa. De repente, veía aquel niño o aquella mujer mayor que empezaban a mirar a cámara y su rostro comenzaba a cambiar, no sabía que me decían, pero reflejaban vida. Me emocioné mucho, lloré mucho detrás de cámara hasta tal punto que cuando regresé de esta experiencia quise comenzar a trabajar en el montaje de la película. Es una película muy personal, que soy yo, las reflexiones de estar detrás de cámara. Y por eso la titule “Ull per Ull” (Ojo a ojo), porque era el ojo de la cámara con el ojo de ellos.

Todo ello grabado de una manera clandestina porque debía esconderme de los militares y me sentía prisionera como ellos. Había una comunicación. Fue una experiencia increíble, increíble, muy bonita. Pero cómo viví una realidad muy absoluta y me contaron cosas muy grandes y estoy muy orgullosa de este trabajo. Se que este tipo de documentales no tienen éxito porque no interesan, pero deben existir.


Fue una apuesta muy grande para mí misma. Piensa que cuando entraba cada día por la mañana, no podía quedarme por la noche porque era un infierno. Fue una experiencia de tres semanas de tensión y coraje en donde cada día me convencia en que tenía una cámara, una profesión y debía sacar esa realidad con belleza y dignidad. Tenía la necesidad de mostrar a esos niños tan bellos en la dureza de aquel terrible campo de concentración, consiguiendo momentos que son poesía visual. 


PREGUNTA:

¿Crees que los que vivimos en este mundo a veces le damos la espalda a esas personas que lo están pasando mal?


FINA SENSADA:

Sencillamente, cuando yo doy clases de ética en la imagen, les digo a los alumnos “Tenéis dos opciones: llenaros los bolsillos o no llenaros los bolsillos”. La ética en la imagen es cuestión de dignidad con uno mismo y con la imagen que vas a capturar. Es cuestión de ética contigo mismo, de respeto a la profesión y a lo que van a ver los espectadores. Si tú quieres ser un realizador de moda, nunca vas a realizar este tipo de documentales. Si tú haces lo que crees que debes hacer, con convicción y con compromiso, haces esto. Pero debes de tener en cuenta que esto o lo comprarán en televisión y que no será un producto de masas. Será un trabajo de sensibilización y que te aportará que a lo mejor de todas estas personas de los que estas mostrando una realidad. Para nosotros si tan solo logramos llegar a un 1 % de las personas, de los alumnos a los que les mostramos en las escuelas que diga ¿Como se hace esto? Ya es suficiente. 


MARC GARCÍA-ELÍAS:

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo. 4


Déjame hacer un comentario sobre el hecho de cómo se hacían antes las cosas de ir a África, volver tal y cómo creemos que debería hacerse. Fernando Fonseca murió en el 2014, y probablemente hasta el 2020 no tuvimos el coraje de volver, pero éramos conscientes que no podíamos actuar de la misma manera. Antes se iba mucho con un grupo de dos o tres personas que volaban al lugar y se ponían a operar, parecían más unas prácticas de facultad de medicina que no realmente algo que fuera cierto. En ese momento vimos que no íbamos bien. Teníamos que ir a Äfrica y que sean los mismos nativos, los que aprendan a operar y que además enseñen a los demás y que se vaya extendiendo ese conocimiento. Con el tiempo y la pandemia nos hemos dado cuenta que, había una situación distinta y es muy fácil dar formación desde aquí. 

Ahora damos formación cada mes, gracias al sistema zoom, estamos dando unas clases a chicos que no son traumatólogos en Senegal, Congo, Mauritania, Nigeria, Chad y que están dispuestos a ayudarnos y a tirar el proyecto adelante. Actuamos directamente sobre la gente de allí, si hablas su idioma es muy distinto, si eres mérito es muy distinto. Esto nos lo planteamos en el 2021 antes de ir y luego a partir de aquí hicimos dos expediciones, simplemente exploración para observar cómo estaba la situación en esos países y estábamos convencidos de que íbamos por el buen camino. Ahora ya estamos pensando en hacer la primera expedición quirúrgica con médicos de dichos países. Pero por supuesto que necesitamos tener a alguien muy especial allí. Resulta que cuando Fernando estaba dando clases allí tuvo un alumno que yo también he tenido como alumno que se llama Diluva, una persona excelente y que ha comprendido muy bien el mensaje, de manera que se nos ha comprometido a buscar gente de ahí para ir a hacer lo mismo que hacíamos antes tanto a nivel médico como audiovisual.


FINA SENSADA:


Hoy en día, si tú preparas a un chico joven con un teléfono, puede hacer maravillas, pero necesita las herramientas de último modelo además de sentimientos básicos como el ojo y corazón. Tú le enseñas, a un chico africano en este caso, a ver la situación y a capturar momentos a partir de lo que tú le muestras. Él te sigue, lo hace con mucha ilusión y nosotros lo asesoramos, le dices bueno, esto lo vamos a editar los dos, esto porque no lo pones aquí, vas formando a gente joven que entienden que la imagen sirve para otra cosa, no tan sólo para ir a un festival o para ir a pisar la alfombra roja, sino que hay un trabajo audiovisual muy importante para hacer, que es el trabajo de mostrar lo invisible, la sensibilización.

Y este trabajo es necesario, creo que debemos de trabajar como Marc dice a dos niveles, a nivel médico, pero a la vez a nivel visual. He estado dando clases en distintas partes del mundo de la ética, en la imagen, del one to one, para mostrar a los jóvenes la importancia que hoy en día es el lenguaje cinematográfico. El lenguaje audiovisual es poderoso, mucho más que cualquier palabra o cualquier otro medio. Por eso si te dan las herramientas elementales, no lo tecnológico sino la esencia, puedes hacer cosas increíbles, personales, intransferibles. Yo tuve la suerte de que me las dieron y luego lo entendí. Es estos momentos, con mi edad, lo que más me gusta es pasar estas herramientas a gente que quiera realmente hacer cosas distintas y dar un paso más allá.

MARC GARCÍA-ELÍAS:


Pero finalmente nos es que estamos hablando de lo invisible. pensamos que lo invisible es aquello que no se ve y que no se escucha pero no, es una realidad en otros lugares del planeta. Gente que tiene problemas, gente que tiene enfermedades pero que no tiene diagnósticos.  ¿Por qué? Porque sencillamente están a 700 km lejos del sitio donde pueden encontrar alguien que sepa algo de medicina y hay que ir hasta él, a ese último centro de salud que puedan encontrar una enfermera, un médico o alguna persona que tenga los conocimientos básicos de medicina.

Cuando vas allá te quedas aterrorizado por la situación que vemos allí, por ejemplo, un día solo fuimos a lo que se llama The Blues, una zona donde habían personas que estaban allí, y que hacía muchísimos años que no venía ningún médico. Pues hicimos 78 visitas y de los 78 había cinco que se sentaban como perros y que están andando encima de las manos, no es una falacia, no es algo que no exista, existe muchísimo y si no fuera por el tipo de cine que realizamos nunca habrían salido a la luz del resto del mundo. Lo podéis ver en una pieza de YouTube de tres minutos llamada Stand up a child.. en el canal de Fernando Fonseca Fundación.

Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo. 5


FINA SENSADA:

Vimos que estaban ahí y no es verdad que no se pueda hacer nada porque con poco que hagas, puedes ayudar mucho. ¿Cuál es el ejemplo más habitual? Pues la gente que necesita muletas ¿Porqué? Porque no tienen ni unas muletas. El mero hecho de enseñarles, de como poner los pies y poder sujetar las muletas ya es cambiar por completo la calidad de vida de esas personas, ya dejan de ser niños perros y se convierten en personas. Para la sociedad que conviven con ellos tienen muchísimos perjuicios. Este niño está hechizado y por lo tanto lo abandonan hasta sus mismas familias y que les han abandonado e incluso pegado porque para ellos no tiene ninguna solución. El solo hecho de intentar ayudarlo, de hablar con la familia, de explicarles que no es un hechizo, que es una enfermedad como puede ser la polio y que su forma de vivir puede cambiar, de que la aldea puede abrirse y se comienza a salir de esa aptitud, es algo maravilloso. Fernando Fonseca operó más de 2500 niños en esa zona.


Y vuelvo a repetir, sino se hubieran sacado las imágenes de estos 2500 niños, si alguien no hubiera estado allí rodando, nadie se habría enterado. Ese mes de enero fuimos a las zonas rurales a ver qué pasaba y nos encontramos con una realidad como la vivida en este país y que tan bien reflejaba Los Santos Inocentes. Seres abandonados, en algunos momentos nos encontrábamos a niños escondidos con las vacas.

 
PREGUNTA:

¿En qué lugar?

FINA SENSADA:

En el sur del Chad. Cuando llegamos a aquellas aldeas y ellos sabían que venían los médicos, aparecían niños y adolescentes pidiendo ayuda. Todo eso se rodó con belleza y dignidad, podéis verlo en las imágenes y lo podéis analizar vosotros mismos. Teníamos que mostrar esta dureza con belleza y con poesía, y digo poesía por poner una música bella, por sacar una fotografía exquisita, por sacar unos encuadres bellos, por sacarles las caras con esta dignidad. Y luego al final el resultado es este, los habéis visto, ellos existen y necesitamos ayuda para operarlos. Esta es la potencia de estas imágenes cuando sigues a la parte médica, en este caso la interacción entre la medicina y el cine.


PREGUNTA:

¿Qué labor tiene la fundación para poder llevar adelante estos proyectos?


FINA SENSADA

¿Quieres decir cómo nos financiamos?

En este caso de cómo estamos empezando. Va a ser la primera expedición quirúrgica para empezar a operar 30 niños. Ya tenemos fechas. El equipo es todo africano, nosotros iremos asesorándolos, pero son todos de allí. Ayudaremos a 30 niños, a 30 familias, a unas 1500 personas de la zona. Lo que hacemos es sacar estas primeras imágenes y lanzarlo para pedir financiación. Ya hemos calculado que para esta expedición necesitamos unos 35.000 € y estamos lanzando durante este año este proyecto. Mañana hará tres años que existe la Fundación Medicina y Cine, justo el día de Sant Jordi fuimos a firmar ante notario. Y después de tres años ahora empezaremos a hacer la primera expedición quirúrgica.

¿Y el objetivo cuál es? Esto que estamos hablando con vosotros, darnos a conocer, hacer visible esta fundación, porque no nos conocen todavía. Todavía casi vamos gateando. El objetivo es, durante este año es buscar personas que nos ayuden, que quieran, que crean en la fundación y quieran dar algo. Empresas pequeñas y a la vez el proyecto. Gente que se involucre en el proyecto, que diga yo quiero participar económicamente. Tenemos la gran suerte, y sois los primeros en saberlo, que participamos en unas propuestas de la empresa Hewlett Packard sobre ellos hacen una selección de fundaciones para dotar de subvención y hemos sido seleccionados. Pero es cuestión de que la gente crea en nosotros y nos empiece a ayudar. Esto sí, lo que tenemos claro es que debe ser sin subvención pública, te atan de manos y pies y hacen lo que ellos quieren y no lo que tú quieres. Y nosotros somos libres y hacemos lo que creemos que debemos hacer y cómo debemos hacerlo. Por eso la búsqueda de financiación es a nivel de empresas, gente privada que crea en nosotros, que crea en el proyecto y que quiera poner de pie a este niño que ha visto y diga: “Yo apuesto por este niño”.

MARC GARCÍA-ELÍAS:


Volviendo a lo que significa ayudar en este proyecto. Te podré solo un ejemplo: Chancelin, una niña que a los tres años se detectó que no tenía tibias y hubo que amputarle las piernas, Fernando la estuvo tratando. Ahora ella tiene 19 años y ya tiene su prótesis, como esta hay muchas historias. El precio total de todo el tratamiento puede ser de 3.500 a 1500€. Nacho Duato ha sido una de las personas que nos ha ayudado a visibilizar momentos como este. 



Debemos ser conscientes de que existe el problema. Cuando has visto a esta gente, no lo puedes olvidar y necesitas aportar tu experiencia a su servicio. No se trata de arreglar sino de integrarlos a una comunidad de la que estaban marginados y que con una pequeña intervención quirúrgica se puede conseguir. Mi primer caso fue rehacer una mano quemada simplemente abriendo y haciendo que esa mano funcionase. No estamos hablando de gente mayor, estamos hablando de niños de dos, tres años y esos niños la verdad es que lo merecen todo. 


FINA SENSADA

Y volviendo al documental, no sabéis la compensación que significa cuando tú sacas estos materiales de lugares que si tú no lo realizas nunca saldrán a la luz. En concreto uno de mis documentales fue seleccionado en el festival de Al Jazeera en Doha en el 2010, que era sobre niños de Haití. Era el contraste entre la arena blanca y la arena negra, era unir a esos dos países, esas dos culturas y era maravilloso. En el fondo, la importancia del audiovisual en la cooperación en la que tú eres el portador, tú lo haces visible, pero luego el resultado tú no sabes qué va a pasar. Estas imágenes pueden tener un resultado impresionante que pueden hacer realmente la acción de cooperar, que alguien vea y diga “Quiero ayudarlos». Y si no hay estas imágenes nadie se entera. Imaginaros lo importante que es. En este caso estamos hablando de medicina y de cine, pero la importancia de la parte audiovisual al lado de la cooperación para poder mostrarte el niño que vamos a operar, el problema que tiene o cómo viven o cómo están.


PREGUNTA:

¿Os centráis solamente en lo que es el caso de estos niños o tenéis en perspectiva, a través de la fundación, de trabajar en más proyectos?

MARC GARCÍA-ELÍAS:


En África nos ha salido otro proyecto que es precioso, que es una monja india que la conocemos desde hace muchos años. Es directora de un colegio de 300 niños y el pozo de agua se está secando y nos ha pedido el dinero para ir con una máquina, hacer el pozo, un nuevo pozo y poder dar agua a los 300 niños y a toda la población. Hacer un pozo de agua cuesta 6000€ ir allí con las perforadoras. Este es un proyecto precioso que también nos han pedido. Tenemos otra paciente que está en Bagdad y está en stand by, Es una niña Mau que operó Fernando con siete años porque una bomba le destrozó el brazo en el 2003. La operaron varias veces, pero le quedó una última intervención. Por eso Marc se ha puesto en contacto con ella y poder reconstruir definitivamente este brazo y acabar con el problema que tiene. Ella tiene ahora 24 años, está casada y tiene una niña de cuatro años. Ahora está embarazada y debemos esperar que nazca su niño. El doctor Fonseca ya la trajo a Barcelona después de finalizar la guerra.  Es aquello de la dignidad y es el hecho de cuando te encuentras pacientes de este tipo con algún problema, es ayudarlos hasta resolver el problema y no dejarlos a medias, hacerles una operación e irte para casa, sino seguir la evolución. Ahora va al colegio y tendrá una profesión, aparte de la discapacidad, es todo el entorno el que debemos ayudar.



FINA SENSADA

Para finalizar, creo que los jóvenes que quieren hacer audiovisuales deberían descubrir y conocer que hay otro camino, que es fascinante y que no es el camino que les enseñan en las escuelas, porque no todo el mundo puede ser director, director de fotografía, pero sí que puede tener un corazón para hacer cosas pequeñitas con alma y corazón. Y con esto llegas al fin del mundo, porque una cosa bien hecha llega a todas partes del planeta y a la gente la emocionas. Esto es cuestión de que alguien te pase herramientas y aprendas que el audiovisual es muy importante, pero tiene distintos caminos para poder decidir. Y esta faceta, como no es la del dinero, del poder y del éxito, quizás no te la enseñan porque quizás estás más invisible al principio.


PREGUNTA:

¿Si la gente se quiere poner en contacto con la fundación o con vosotros como puede hacerlo?

FINA SENSADA

Si ponen https://www.fernandofonsecafundacion.org

Facebook
Twitter
LinkedIn

1 comentario en «Entrevista Fina Sensada y doctor Marc García-Elías, realizada por Carlos Garries y Jordi Izquierdo.»

Deja un comentario