HERMANXS

¿CÓMO FOMENTAR EL VÍNCULO Y CREAR LAZOS FUERTES Y SANOS?

En el artículo anterior os hablaba del rol de los hermanos, en este, nos centraremos en el vínculo y en cómo fomentar una relación positiva y crear lazos fuertes y sanos. 

La relación entre hermanos, después de la de nuestros padres, es la relación más fuerte, estable y duradera. Los padres tienen que lograr que se construya este vínculo único y especial que se irá forjando a lo largo de los años gracias a los momentos y vivencias compartidas. “Un hermano es un amigo que no ha sido elegido”.

El vínculo de unión que se establece entre hermanos permanecerá a lo largo de la vida a pesar de la distancia, de las diferencias y de las prioridades. 

“Nacimos del mismo árbol, puede que nuestras ramas vayan hacia distintas direcciones, pero siempre nos unirán nuestras raíces”

Y aunque en algunos casos puedan romperse los lazos, la mayoría viven unidos por la confianza y el amor incondicional. Entre ellos y con ellos se enseña y aprende. 

Se aprende a esperar, a ceder, a dialogar, a consensuar, a pedir disculpas, a compartir espacio, objetos y el amor y tiempo de los padres. Se aprende a adaptarse, a defender ideas y opiniones, a trabajar en equipo, a cuidar del otro, a alegrarse de sus logros… Es inevitable que se den conflictos, discusiones, enfados. A veces compiten por tener la atención del padre y/o de la madre, por mostrarse diferente y por tener “el poder y/o la razón” pero también se viven bonitos momentos de calma, afecto, respeto y admiración. Como padres, nuestro deber es buscar el equilibrio, fomentar este vínculo y forjar una relación positiva que vaya afianzándose con el paso de los años.

HERMANXS 1

“Un hermano comparte los recuerdos de la infancia y los sueños de adultos”

¿Y cómo se consigue eso? Pues, como siempre, la teoría es más fácil que la práctica. Habrá épocas, días y momentos de todo. Momentos en los que mueres de amor escuchando sus palabras, contemplando sus juegos, embobada con sus sonrisas, sus gestos y miradas cómplices y momentos en los que deseas salir corriendo y volver cuando acabe la tormenta. A veces no pueden estar juntos y en cuanto están separados se echan de menos. Y es que con los hermanos la confianza es tanta que es con las personas con quienes nos mostramos más naturales y espontáneos. Entonces, ¿cómo podemos fomentar esta relación sana y positiva? 

  1. Entendiendo y aceptando que cada uno es diferente, único e incomparable. A veces es inevitable comparar, pero si lo hacemos, intentemos, al menos, que no sea delante de ellos y/o ellas. Es esencial valorar sus potencialidades y sobre todo sus esfuerzos y reconocer sus habilidades, destrezas y “dones”. Todo ello les hará sentir que ocupan un lugar único en la familia.
  • Evitando rivalidades entre ellos e intentando conseguir una convivencia sana: mostrando el mismo cariño, atención y respeto por cada una o uno de ellos y/o ellas. Intentar también que valoren las cosas positivas de los hermanos y que puedan compartir alegrías y celebrar los logros de cada uno.
  • Ofreciéndoles tiempo de calidad. Tiempo compartido: momentos de juego (el juego en familia está lleno de beneficios), de conversaciones, de compartir planes, actividades, decisiones… Tiempo individual: este es más difícil de lograr, pero es muy necesario, pues les encanta y necesitan sentir toda la atención y el afecto de sus padres. Hay que intentar buscar cada día un pequeño tiempo y espacio para cada una de ellas. 
  • No intervenir continuamente, dejarles solucionar sus conflictos o, al menos intentarlo. Aceptar sus enfados, validar sus emociones e intentar no tomar partido hacia uno u otro lado sino ofrecer tiempo y espacio para que se expresen y se escuchen con atención. Nuestra actitud debe de ser moderadora y conciliadora.
  • Repartir responsabilidades: cooperar en las tareas en las que puedan hacerlo según la edad. Pedirles colaboración y trabajo en equipo, si cada uno tiene una función y o tarea a realizar es más difícil que surjan conflictos, aunque esto tampoco es tan fácil. 
  • Y por último pero el más importante es ser un buen ejemplo como padres. Pues ya sabemos que más que de las palabras, de lo que aprenden los niños y las niñas es de lo que ven. Así que tenemos que intentar mantener la calma, hablar desde el respeto y tratarnos bien entre nosotros. 

Y como siempre acabo el artículo con unas recomendaciones literarias. En este caso son lecturas para las madres y los padres.

HERMANOS, NO RIVALES

Ideas para ayudar a los niños (y adolescentes) a convivir para poder vivir mejor.

HERMANXS 2

Autores: Adele Faber y Elaine Mazlish

Editorial: Medici

HERMANOS, EDUCAR LA RELACIÓN ENTRE TUS HIJOS

Nos da herramientas fundamentales para educar la relación entre los hijos, sin gritos ni peleas, dándole a cada hijo lo que necesita.

HERMANXS 3

Autora: Tania García

Editorial: Vergara

EDUCAR EN EL VÍNCULO

Claves para fomentar relaciones seguras con nuestros hijos para conseguir que tengan una buena autoestima, capacidad de resolución de conflictos y que sean empáticos y resilientes.

Autor: Rafa Guerrero

Editorial: Plataforma

HERMANXS 4

Este artículo se lo dedico a mis padres que me dieron el mejor regalo de mi vida: mis hermanos. A mi hermana, mi referente, a la que admiro más que a nadie y a la que quiero infinito. A mi hermano, al que ya no puedo ver, pero lo siento tan cerca y tan bonito como siempre. Y a mis hijas, que espero que se quieran y entiendan tanto como nosotros.

Laura González

@lecturas_paraelalma_kids

Facebook
Twitter
LinkedIn

8 comentarios en «HERMANXS»

  1. ¡Precioso artículo! 💜
    Personalmente, creo que no hay vínculo más bonito, que el que surge entre herman@s. Pero como todo, hay que trabajarlo, educarlo.
    Tal y como dices, la teoría es más fácil que la práctica, pero leer sobre ello y ser consciente de cómo hacerlo, ayuda a hacerlo, poco a poco, mejor.
    ¿Quien dijo que educar a los hijos, era fácil? 😅

    Responder
  2. Muy interesante tu artículo 🧾 👌 😉 
    Lo de dedicarles tiempo individual es algo necesario, yo creo que aunque a ellos les de vergüenza pedirlo, es algo que necesitan. Está genial hacer planes todos juntos, pero ese tiempo a solas con cada uno es algo que van a agradecer mucho.
    Un saludo 👋 

    Responder
    • Toda la razón. En estos tiempos que corren es difícil encontrar momentos, siempre con prisas y con mil cosas para hacer, pero esos momentos son tan enriquecedores y tan mágicos! No importa ni el plan, sentirse únicos en ese momento es lo que van a agradecer.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  3. Totalmente de acuerdo
    No hay mejor regalo que puedan dar unos padres que un hermano.
    Y como padres es tan importante trabajar y cuidar estos aspectos que describes.
    Muy buen artíulo Laura.

    Responder

Deja un comentario