HOY COMO AYER

Llega a los cines la nueva película, cómo director, de Antonio Chavarrías  sobre una parte de la vida de Emma de Barcelona, una joven de 17 años de edad, nombrada abadesa en el siglo IX y cuya misión es repoblar  y cristianizar territorios fronterizos en conflicto con los moriscos. Hemos hablado con el director y sus protagonistas, Daniela Brown, Blanca Romero y Carlos Cuevas sobre la película “La Abadesa”.

La abadesa nos traslada al siglo IX, pero viendo la película uno tiene la sensación de que el ser humano no ha aprendido nada, ya que en la película podemos ver cosas muy actuales.

Antonio Chavarrías: Es la conclusión a la que llegué conforme iba escribiendo el guion, casi todos los conflictos siguen vivos. También tiene su cierta lógica porque en el siglo IX se va sembrando lo que ahora somos. Los conflictos territoriales en Europa que seguimos teniendo de una brutalidad enorme. Conflictos de religión, conflictos de cultura y en la lucha de la mujer por encontrar un lugar más equilibrado en una sociedad totalmente masculinizada. Aquí lo que sorprende es que no hayamos aprendido a resolver esos conflictos, ya que hemos tenido más de mil años para resolver esos problemas y esas confrontaciones.

-La abadesa trata sobre una parte de la vida de Emma de Barcelona, un personaje histórico poco conocido, al que le da vida Daniela Brown. ¿Cómo se prepara una actriz para meterse en un personaje de hace tantos siglos atrás?

-Daniela Brown: Buen, por una parte como es un personaje que existió, pero que la información que hay acerca de ella es poco, no entré en la parte más documentativa, sino que con la ayuda de Antonio y mis compañeros, me fui metiendo en el ambiente que necesitaba la película, que necesitaba la película y que lo reclamaba el guion. Luego también me ayudo cosas visuales, musicales y ambientales, así como el vestuario de la película y la arquitectura del espacio de rodaje, que fueron la clave.  Ayuda mucho, ya que de repente dejas atrás papeles más contemporáneos que se acercan más a nosotras, pero de repente ponerte ese hábito, rodar en ese castillo, ayuda muchísimo ya que es una información añadida que hace acercarte a esa época.

-Viendo la película, se tiene la sensación de que el contrapunto que se enfrenta a Emma es  Eloísa, pero las dos luchan por el mismo objetivo y contra el mismo enemigo, aunque desde distintos enfoques.

-Blanca Romero: Sí. Los principios humanos, al final son los mismos, aunque Emma vea en Eloísa una amenaza, ya que al contrario de Emma, Eloísa sabe leer, sabe escribir. Como líder de la abadía, Emma quema los libros y las cosas de Eloísa, mi personaje, pero al final creo que hay una unión muy bonita en la lucha contra el poder del hombre, demostrando que se puede salir de la adversidad luchando contra el hermano, el clero en pleno siglo IX. Cuando hablabais al principio de que no hemos aprendido, yo creo que vamos a peor, porque en la antigüedad el hombre pegaba a su mujer  y se veía normal, pero es que ahora el hombre no sólo pega, sino que mata a su mujer e incluso a los hijos.

-Carlos, tienes la oportunidad de hacer en esta película un papel totalmente diferente al que estás acostumbrado de hacer para aquellos seguidores que tienes. Este papel de hermano de Emma es más sobrio y sombrío. Es más rudo. ¿Cómo te llega esa oportunidad de cambiar tus registros?

-Carlos Cuevas: Sí. Yo hago un casting cómo todo el mundo. En el casting están Antonio Chavarrías e Irene Roqué. Yo tenía muchas ganas de que me dieran la película porque yo tengo muchas ganas de hacer películas de autor y porque la película la escribió Antonio, la dirige él mismo y tiene una manera muy particular sobre la historia y eso es lo que yo busco en la interpretación, miradas particulares y no tanto cine de industria, sino el de acompañar a un artista contando algo. Mi personaje me pareció un aliciente más, ya que es un tipo de personaje que no me suelen ofrecer y que no había podido explorar, ya que siempre hacía unos personajes más contemporáneos, luminosos, blancos y aquí me da la facilidad como actor, de mostrar una faceta que creo que tengo cómo actor. Espero que sea una semilla que abra un nuevo recorrido hacía este tipo de personajes.

HOY COMO AYER 1

-Antonio, la película es una coproducción y de hecho hay personajes que hablan con acento francés de la época. ¿Por qué la coproducción? ¿Es más fácil trabajar este tipo de películas entre varios países?

-Antonio Chavarrías: Yo soy un defensor de las coproducciones, porque te dan más fortaleza económica, pero además te permite abrirte a nuevos talentos, nuevos territorios. Siempre que podemos,  hacemos coproducciones con Latinoamérica y ahora nos estamos abriendo a Europa. Además para esta película, la coproducción tiene una base más creíble ya que para este trabajo de época, en aquellos años los territorios pertenecían a los francos y no era extraño que hubiera varios acentos dentro de un  mismo territorio. También creo que la coproducción enriquece la película, ya que hay una serie de caras nuevas que tiene otra forma de actuar diferente a la nuestra y ayudan a esa visualidad y contraste que tiene la película y que de alguna forma yo buscaba, ya que la película habla de eso mismo, de los estamentos sociales, de los contrastes culturales y de origines muy diferentes. Que viniesen esa oleada de personajes y técnicos de Bélgica, creo que le ha hecho mucho bien a la película.

-Ahora que no nos escucha Antonio, una pregunta general para los actores: ¿Os hizo sufrir mucho durante el rodaje, ya que en la película se ve nieve, solo, niebla, etc?

-(Risas)

-Blanca Romero: No, no, para nada. Es súper dócil, súper buen director, pero en parte porque yo no le dejé que me hiciera sufrir (más risas) , aunque si le preguntas a la actriz que hace el papel de Clara, seguro que te dice que sí que sufrió, ya que le hizo comer una cebolla cruda, le cortó el pelo a trasquilones de navaja, pero a mí no. Antonio no te pide que sufras para que tu personaje sufra. Pasa muy sutilmente  y  muy suave.

Daniela Brown: Maltratar no nos maltrató, pero pasamos un frío durante las semanas de rodaje entre enero y febrero, que no te lo puedes llegar a imaginar.

-Blanca Romero: A quién también hizo sufrir es a este señor (señala a Carlos Cuevas) subido en ese caballo y con el viento…(más risas)

-Carlos Cuevas: (ríe) No, no…fue consentido, sabía a lo que me exponía. (Risas generales de todos) Las condiciones fueron duras, de acuerdo, pero creo que eso va en favor de la película. Sabía lo que podía pasar, pero es que a mí me va el Rock and Roll…me va lo extremo. (Vuelven a reír todos)

-Blanca Romero: Yo esa escena no la hubiera hecho, ya que casi muere de un resfriado…(vuelven las risas). Bromas aparte, yo es que vengo del mundo de la moda y ese mundo es mucho más frío y duro. No te cuidan tanto como en el cine. Es mucho más duro la moda que el cine. Quizás por eso parezco más dura, porque vengo curtidísima de pasar frío, de tratarnos mal y en el cine nos cuidan, intentan condicionar los sitios, te tratan bien, tienen cuidado contigo, mientras que en la moda van ahí a saco.

-Hablando de moda. El diseño de vestuario de la película es muy bueno.

-Antonio Chavarrías: Gracias. Me encanta el vestuario. Fue muy duro para ellos. Catherine Marchand es una de las grandes figurinistas del cine y he tenido la suerte de tenerla en esta película. También está Pau Paulí  y les costó mucho, ya que recuerdo al principio el desconcierto, de cuando me iban trayendo cosas y yo les decía  que no era eso lo que estaba buscando, ya que era un vestuario poco convencional el que yo buscaba. O me traían cosas de la edad media más reconocible o al mundo romano y poco a poco fueron haciendo un trabajo maravilloso para confeccionar lo que yo buscaba para esa película. Al final confeccionaron la vestimenta de la época, hablando con una catedrática de universidad especializada en los siglos VIII, IX y X, que les ayudo a recomponer el mundo haciendo un trabajo extraordinario.

HOY COMO AYER 2

-Daniela, en la película hay una escena de autoflagelación que transmite mucho a través de la pantalla. Sabiendo que en el cine todo es magia. ¿Cómo te preparaste para ese momento tan duro?

-Daniela Brown: Sí, Sí, es una escena importante dentro de la película. Ya estábamos hacía el final del rodaje y todas las intimidades de Emma, todo lo que sucedía en su habitación, lo rodamos durante dos días seguidos, con lo que tuve la sensación de ir entrando en la piel de Emma, para llegar a esa escena tan dura que la viví actuando, aunque es verdad que luego cuando piensas en el personaje se te encoge el corazón, porque Emma es un personaje tan determinado por su condición es que es capaz de autoflajelarse y de sentir una culpa tan profunda cuando ella lo único que está haciendo es amar genuinamente. Eso como mujer contemporánea me da una pena terrible.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario