JUECES, JURADOS Y VERDUGOS DE LA NORMALIDAD

A todos aquellos que os pasáis el día juzgando a los demás, dando lecciones morales y escudándoos a todas horas decidir lo que es “normal”, os lanzo una pregunta:

¿Sois felices acatando únicamente lo que dicta la mayoría como dogma en la vida?

JUECES, JURADOS Y VERDUGOS DE LA NORMALIDDAD 1

Debe ser genial eso de ir por la calle apuntando con dedo acusador a todo aquel que, en su libertad, ha decidido romper con lo políticamente aceptado o simplemente no seguir modas o estereotipos y hacer lo que realmente le apetece sin que nadie le diga que hacer, cuando, como o con quien. 

Como no gasto mucho de eso a lo que llaman ser “normal” supongo que tampoco entiendo la motivación que te lleva a acosar verbal o físicamente a alguien simplemente por vestir distinto, llevar el cuerpo cubierto de tinta o hacer cosas que “ya no son para alguien de su edad”. 

JUECES, JURADOS Y VERDUGOS DE LA NORMALIDDAD 2

Debe ser que sentirse parte de una multitud que sigue un código os hace sentir seguros en vuestro cerco sin importar las consecuencias para nadie más. 

¿Os habéis parado a pensar alguna vez que, tal vez, esa gente a la que consideráis raros, son felices precisamente por hacer lo que sienten en todo momento sin tener en cuenta si serán aceptados o no?

JUECES, JURADOS Y VERDUGOS DE LA NORMALIDDAD 3

Hoy quiero romper una lanza por todos los que, como yo, nos sentimos raros, frikis o simplemente preferimos hacer lo que nos viene en gana, antes de seguir unos standards que no nos representan para nada como ciudadanos de este mundo. 

Cuidado señor@s “normalitos”, que cada vez somos más los raros, no fuera el caso que un día ser raro se convierta en lo “normal” y ya no os quede donde esconder vuestra flagrante intolerancia. 

Soy el chico del tren.

Facebook
Twitter
LinkedIn

2 comentarios en «JUECES, JURADOS Y VERDUGOS DE LA NORMALIDDAD»

  1. “Normal” “Gente de bien” cuántas palabras para expresar un “tengo miedo” a ser yo mismo, fomentando un cínico paradigma hetero -patriarcal, capitalista y castrante. Excelente reflexión Chico del Tren

    Responder

Deja un comentario