LA ALIMENTACIÓN SE REFLEJA EN NUESTRA PIEL

LA ALIMENTACIÓN SE REFLEJA EN NUESTRA PIEL

 ¿Tú qué opinas? 

¿Comer o alimentarnos?

¿Cubrir las necesidades alimenticias o dejarnos llevar por la ansiedad y la tentación de la gran oferta sin evaluar calidad? 

¡Cuántas preguntas me surgen!

En la atención diaria en mi Centro de Estética es un tema recurrente. Si bien no es nuevo alimentarse conscientemente, he podido observar como van cambiando las formas y volumen del cuerpo, pero sobre todo la calidad de la piel, en brillo, elasticidad, e hidratación cuando l@spacientes cambian sus hábitos. 

Me pareció necesario consultar a una profesional sobre este tema. En esta oportunidad la entrevista es a la Licenciada en Nutrición Romina Avelino, egresada de la Escuela de Nutrición de la Universidad de la República. 

María Inés— ¿Qué es alimentación saludable? 

Lic. Romina — Los conceptos de alimentación y salud siempre han ido de la mano. La importancia de una alimentación saludable en la prevención de numerosas enfermedades es a estas alturas un hecho más que probado. 

Una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada individuo necesita para mantenerse sano. 

Es la base para la salud, bienestar, crecimiento óptimo, desarrollo y protección contra todas las formas de malnutrición (ya sea por déficit o por exceso) principales riesgos en lo que se refiere a enfermedades no transmisibles, cardiovasculares, diabetes y cáncer. 

Los alimentos nos proveen la energía a través de carbohidratos o hidratos de carbono, proteínas y grasas. 

Se digieren en el intestino, donde se descomponen; los carbohidratos en azúcares, las proteínas en aminoácidos y las grasas en ácidos grasos y glicerol. 

Los hidratos de carbono pueden ser según el tamaño de sus moléculas, SIMPLES (diversos tipos de azúcares como la fructosa, azúcar de la fruta y la sacarosa, azúcar de mesa). Al ser moléculas pequeñas el organismo puede metabolizarlas y absorberlas prontamente y son fuente de rápida energía. Los encontramos en las frutas, productos lácteos y miel. 

LA ALIMENTACIÓN SE REFLEJA EN NUESTRA PIEL 1
hdrpl

Los COMPLEJOS, son largas cadenas de hidratos de carbono simples, moléculas más grandes, que tienden a proporcionar energía al cuerpo más lentamente, pero con mayor rapidez que proteínas o grasas, al digerirse más lentamente es menos probable que se conviertan en grasas y que la concentración de azúcar en sangre aumente más lentamente, pero durante más tiempo. Incluyen almidones y fibras que están presentes en productos de trigo tales como panes y pastas, en otros cereales como el centeno y maíz. 

Estos hidratos pueden ser REFINADOS, alimentos altamente procesados donde se han eliminado de ellos la fibra y el salvado, así como muchas vitaminas y minerales que contienen. 

El organismo los procesa rápidamente, aportan pocos nutrientes a pesar de que contienen aproximadamente el mismo número de calorías. 

Una dieta rica en hidratos de carbono simples o refinados aumenta la propensión a la obesidad y el riesgo de diabetes, almacenando el organismo, una parte de ellos en las células (en forma de glucógeno) y se convierte el resto en grasa. Se recomienda que entre el 50 y 55% del requerimiento calórico diario provenga de hidratos de carbono de, frutas, verduras, legumbres y cereales sin refinar. 

LA ALIMENTACIÓN SE REFLEJA EN NUESTRA PIEL 2

El índice glucémico se considera importante porque es una forma de clasificar los alimentos en función de la rapidez con que aumentan los niveles de azúcar en sangre y prontamente los niveles de insulina que puede dar lugar a hipoglucemia. Los valores van desde 1 (el más lento) a 100 (más alto, índice de glucosa pura) 

María Inés— ¿la alimentación influye en nuestra piel? 

Lic. Romina – Sí, tiene repercusiones en la salud más allá de la sensación de vitalidad y ausencia de enfermedad. Una incorrecta alimentación puede causar perjuicios tanto en la piel como cabello y uñas. Para cuidar nuestra piel debemos elegir métodos de cocción adecuados (plancha, horno, vapor) y limitar la ingesta de alimentos que interaccionen con la absorción de micronutrientes como oxalatos, taninos y acido fítico. 

Limitar la ingesta de grasas trans, azúcares simples, harinas refinadas y alimentos procesados. 

Es necesario el consumo de proteínas de alto valor biológico que contribuyan a la formación y renovación de tejidos. El colágeno y elastina son dos proteínas presentes en la piel, responsables de la firmeza y elasticidad. Incluir ingesta de ácidos grasos, omega-3, vitaminas C y E, tienen carácter antioxidante y previenen el envejecimiento prematuro de la piel. 

A su vez un consumo ideal de frutas y verduras puede variar entre 3 a 5 porciones diarias, dependiendo del requerimiento energético de cada uno. Los líquidos también son fundamentales para la hidratación de la piel, la recomendación es de 2 litros de agua por día. 

La piel es el órgano más grande del cuerpo y está en contacto directo con el exterior. Es una barrera física, además de participar en la termorregulación, producción de vitamina D y la defensa inmunitaria, por lo tanto, es un órgano complejísimo y muy sensible a la calidad de la alimentación. Para poder cuidar de nuestra piel y organismo, nutrámosla de alimentos que aporten vitalidad, acompañando de los cuidados diarios que nos solemos aplicar. 

Muchas gracias a la Lic. Romina por participar en la revista con un tema tan amplio e importante para nuestra salud y la estética de nuestro cuerpo. 

¡¡¡¡Tomemos consciencia que nuestro cuerpo es nuestra responsabilidad!!!! 

Hasta el próximo mes 

María Inés Daudet 

Cosmetóloga Esteticista 

Carmelo- Uruguay

Facebook
Twitter
LinkedIn

17 comentarios en «LA ALIMENTACIÓN SE REFLEJA EN NUESTRA PIEL»

  1. Qué buena publicación !
    Coincido totalmente con lo expuesto.
    La alimentación saludable es esencial no solo para disfrutar de una piel sana. Es la mejor inversión en salud que podemos realizar.
    Ojalá todo el mundo pudiera …
    Gracias!!!

    Responder
  2. Muy interesante nota !!! También considero muy importante una alimentación sana para la salud integral de nuestro cuerpo
    Muchas gracias y cambiar algunos hábitos por nuestro bien

    Responder

Deja un comentario