La primera vez que grabé y subí un video a las redes sociales, fue al inicio de la situación sanitaria mundial que estamos viviendo desde febrero-marzo de 2020. En esa oportunidad y tras el cierre “transitorio” de las instituciones educativas, quise compartir con padres, docentes y adultos referentes, una mirada que pudiera convertir a esta experiencia mundial en una gran oportunidad. 

Desde aquel momento he estado buscando y compartiendo todo lo positivo que la situación vivida nos puede estar brindando a nosotros, es decir a todos aquellos que estamos avocados al acompañamiento del proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestros niños y jóvenes. Justamente, desde hace ya más de un año, vengo observando que ésta ha sido la primera vez que tenemos esta gran oportunidad. ¿A qué me refiero con esto de “gran oportunidad”? Es la primera vez, por lo menos que yo sepa, que tenemos la posibilidad de atender a cada uno de nuestros niños o jóvenes, a cada uno de nuestros estudiantes, en su verdadero proceso de desarrollo, olvidándonos por fin de nuestro gran y querido “enemigo”, el programa escolar. 

Esta ha sido sin duda,  la gran oportunidad de atender el nivel de desarrollo en el que se encuentra cada uno de los estudiantes y dedicarnos a la verdadera potenciación de sus habilidades, recordando que nuestro objetivo ha de ser siempre la potenciación y el desarrollo de las habilidades psicolingüísticas orales y escritas, el desarrollo de sus habilidades del procesamiento lógico-matemático, el desarrollo de las praxias, la atención, la memoria, en fin, el desarrollo de sus Funciones Ejecutivas. Es decir, todo el desarrollo neurocognitivo que les permitirá a lo largo de dos décadas, convertirse en adultos competentes de la especie. 

Esta ha sido y sigue siendo la gran oportunidad de invitar a nuestros niños y jóvenes a conversar, a que compartiendo sus experiencias puedan “armar” un verdadero discurso oral, a mirar una película y expresar de qué se trata, a leer un librito y poder contarlo, dibujar, cantar y contar sus propios cuentos y desde ese lugar nosotros compartir con ellos cómo mejorar ese cuento, cómo mejorar lo dicho por escrito. Es el gran momento del desarrollo de las habilidades lógico-matemáticas a través de sus propias vivencias, a través de los mandados, de la realización de recetas de cocina, de vivir a través de la experiencia lo que significa una fracción, el uso y el sentido de las cuatro operaciones básicas, etc.  El permitirnos comenzar a planificar y organizar tareas que pueden ser de su vida cotidiana, tareas para realizar junto con las maestras en el colegio, para que los adolescentes de verdad puedan comenzar a organizar y a comprender el sentido y el porqué de todas las asignaturas que tienen en su período de secundaria. Es el gran momento del desarrollo de las habilidades, porque ya nadie nos debe correr por un currículum, porque hoy ya no deberíamos seguir corriendo tras los “programas”, tras la idea de cumplir con lo preestablecido. 

La pandemia, un acercamiento entre padres e hijos 1

Los invito de corazón a acompañarnos entre todos a disfrutar este momento y a acompañar a nuestros niños y jóvenes, a cada uno de ellos, en sus verdaderas necesidades, cada uno estará a la altura del proceso de desarrollo que le toque. Aquellos niños que presentan dificultades específicas, aquellos niños que tienen altas capacidades, aquellos otros que de verdad se adaptan y les va muy bien en el sistema educativo. Para todos ellos quizá sea el momento de ir un poquito más allá, de potenciarse ellos mismos y de enamorarse de su verdadero proceso, enamorarse del aprender, porque no hay nada más lindo que eso cuando el aprender toma sentido.

Esto es lo que quiero transmitirles en este, nuestro primer encuentro, hoy más que nunca reforcemos nuestro objetivo, acompañemos a todos nuestros niños y jóvenes a que sean los verdaderos hacedores de su proceso de desarrollo y puedan convertirse en adultos libres y competentes, porque ese ha sido siempre nuestro principal deseo. 

Andrea Logotetis es Licenciada en Psicopedagogía- Magíster en Neuropsicología Clínica, Terapeuta sistémica- Consteladora familiar. 

Se formó como psicopedagoga siendo ya adulta, en el Instituto Universitario CEDIIAP, luego de que a consecuencia de la crisis sufrida en Uruguay durante el año 2002, decidiera abandonar definitivamente sus actividades en el Sistema Financiero para dedicarse a su verdadera vocación: el estudio y profundización del proceso de aprendizaje y desarrollo de niños, jóvenes y adultos. 

Ha ocupado cargos como psicopedagoga institucional en el ámbito privado. Asimismo, ha formado parte del Departamento de Desarrollo del Instituto Cediiap y ha obtenido cargos de docencia en el mimo. Actualmente se desempeña como psicopedagoga, neuropsicóloga y terapeuta en el ámbito privado y continúa dando cursos, seminarios y participando como docente en la formación terciaria.

Os dejo el link para conocernos personalmente a través del video que grabé y subí por primera vez…hace ya más de un año.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario