LA SENCILLEZ HECHA CINE

Un servidor, aparte de cinéfilo, es futbolero y ha visto con sus ojos,  como grandes jugadores de fútbol hacían fácil lo que parecía difícil. Cruyff, Maradona, Romario, Zidane, Ronaldo (el bueno, el brasileño), Messi realizaban jugadas que para un mortal es difícil, pero para ellos era cosa sencilla. El talento, dicen, no se entrena…se nace con él.

Está última semana del año nos llega la película Fallen Leaves, del talentoso Aki Kaurismäki.

El director finlandés, cuya extensa filmografía es muy sencilla, nos plantea un drama romántico entre dos personas perdedoras en este siglo XXI. Pero no son perdedoras porque ellos han decidido ser perdedores, sino que es el sistema capitalista quién los convierte en perdedores. Ambos van de empleo precario a empleo precario.

Durante sus 81 minutos, parecen condenados a no convivir juntos por las desafortunadas situaciones de encuentro y desencuentro que sufren.

LA SENCILLEZ HECHA CINE 1

La soledad, el alcoholismo y las dificultades para la convivencia en este siglo invadido por la tecnología, son escenarios protagonistas de una historia de amor muy bien llevada por sus protagonistas, Alma Pöysti y Jussi Vayannen.

La traducción de Fallen Leaves sería algo así como “Hojas caídas”, una metáfora a las otoñales relaciones que se viven hoy día, donde los países bailan al son que dicta la Unión Europea.

El film es tan difícil en su puesta en escena y en su trama, que Aki Kaurismäki lo hace sencillo y comprensible al espectador.Fallen Leaves es sin duda un film sobresaliente  y uno de los mejores estrenos de este 2023 que ya se acab

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario