La Terapia Gestalt.

Fotografía de sasha-freemind-frq5Q6Ne9k4-unsplash

La Terapia Gestalt fue fundada por el psiquiatra y psicoanalista alemán Frit Perls.

Es una terapia considerada humanistas existenciales, se caracteriza por el hecho de que están centradas en la existencia real de cada individuo más que sobre una teoría estructurada y preestablecida. Así por ej. El psicoanálisis tradicional postula que cada ser humano se desarrolla sucesivamente a través de varios estadios (oral, anal, genital), en cambio La Gestalt insiste en la originalidad irreductible de cada persona, parcialmente determinada por su herencia, su desarrollo fetal, su educación y su desarrollo social, aunque sin embargo, libre y responsable de explotar a su propia manera y durante toda su vida las vicisitudes de la existencia.

«Lo importante no es lo que han hecho de mí, sino lo que hago de lo que han hecho de mi«.

¿Qué es lo que aporta esta terapia? Ante todo un sentimiento de libertad y creatividad, valora nuestra parte de libre albedrio y responsabilidad. En lugar de repetir, podemos crear nuevos patrones imaginar conductas nuevas, experimentar sentimientos encubiertos o prohibidos por nuestra educación o nuestro contexto social.

La rabia y las lágrimas ya no son signos de debilidad sino de liberación auténtica, la riqueza material, el poder, el conocimiento se cuestionan en provecho de la alegría y de la intensidad de la vida. Nuestro primer deber es ser felices y de irradiar nuestra felicidad.

«Lo que más podemos hacer por los otros, es sobre todo ser felices nosotros mismos«.

La Terapia Gestalt 1
jessica-da-rosa-bOfUo9UmR6s-unsplash

En Terapia Gestalt se utilizan varias técnicas, una de ellas es el trabajo con la silla vacía, donde se sienta la persona con quieras trabajar, también te se pueden usar otros objetos que simbolicen lo ausente con el cual tiene que trabajar.

El terapeuta es un acompañante que te ayudará a descubrir tus potenciales ocultos, es un profesional que atestigua la seguridad en una serie de expediciones en el seno de espacios interiores todavía desconocidos de su cliente.

Se considera así, no solamente una psicoterapia que pretende calmar un sufrimiento psíquico, sino una filosofía de la vida existencial, que valora la autonomía y la responsabilidad. En otras palabras, el fin de la terapia Gestalt es que el paciente recupere la propia espontaneidad de estar en el mundo. Se trabaja en el Aquí y Ahora para Darse Cuenta y es aquí donde está la toma de consciencia.

Mi formación en Gestalt fue en La Asociación Gestáltica de Buenos Aires.A.G.B.A.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario