El fruto de esta colección es la culminación de un proyecto puesto en marcha hace ya un par de años con el fin de ofrecer una interpretación del mundo actual desde el punto de vista del ARTE. 

Se trata de una colección de imágenes, algunas de las cuales son “relatadas” por medio de titulares de periódicos que, sin lugar a dudas, han marcado en cierto modo nuestros días. 

Lo que la verdad esconde 1
“Home Pride”

Todos ellos hacen referencia a hechos importantes, decisivos y angustiosos, que han hecho que se produjera un giro radical en nuestras vidas: los atentados del once de septiembre en el World Trade Center en Estados Unidos, que produjeron aquella brutal matanza de gente inocente y que marcaron el comienzo de una nueva era; la crisis económica; el déficit financiero; la humillación y el sufrimiento de algunas mujeres en los países islámicos; el hambre en los países del tercer mundo; la degradación de nuestro planeta, debido a las emisiones de CO₂ y, otros eventos y temas de actualidad, que nos han preocupado a todos en algún momento. 

Lo que la verdad esconde 2
“Brooklyn Bridge”

Estos cuadros son el deseo de adentrarme en la cotidianidad de la gente, la obsesión de relatar, con la pintura, la crónica de cualquier día en la vida de cualquier persona; una realidad que no por ser más o menos lejana es menos notable y trascendente. 

Es, pues, una manera de abrir una ventana al mundo con una subjetiva percepción y un doble lenguaje: el visual y el plástico y el lenguaje escrito con que se expresa la noticia. 

Todos conocemos las imágenes que reflejan estas obras; pero, ¿Qué es lo que la verdad esconde?, ¿Qué nos oculta la realidad que vemos con nuestros ojos?. 

Lo que la verdad esconde 3
“Ambition”

La realidad está plasmada en estos titulares que integran dentro de la pintura, aunque nosotros tenemos que llegar a alcanzar que somos la conciencia de la Tierra, que conocemos la realidad y que podemos transformarla, porque tenemos la capacidad. 

El escritor José Saramago dijo una vez:

 “Yo no quiero que el lector piense como yo, 

sino que se quede pensando en aquello que yo he pensado. 

Ya resolverá él, luego, como tiene que pensar».

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario