LOS GRISES DE LA TRISTEZA FEMENINA

El cine de Sofia Coppola es coherente en toda su filmografía, donde los colores, no siempre rosa, del mundo femenino son protagonistas de sus películas, desde su irrupción con la maravillosa película “Las vírgenes suicidas” en el año 1999.

Ahora nos presenta su particular versión de la adaptación al cine del libro biográfico de Priscilla Presley, publicado en 1985 “Elvis and Me” (Elvis y Yo) y que en 1988 se llevó a la televisión en forma de serie.

La actriz Cailee Spaeny, toda la película recae en ella, se pone en la piel de Priscilla Beaulieu, una adolescente que en Alemania conoce al “Rey del Rock” y se transforma, con el paso de los años en la mujer de Elvis Presley.

El mérito de la directora es que “Priscilla” no es una historia de amor de una adolescente de 14 años que se enamora del ídolo de medio mundo, sino de sumergirnos en la parte oscura de este romance, creando misterio, compasión y perturbación.

Si su actriz protagonista, Cailee Spaeny ganó la copa Volpi a la mejor actriz en el pasado festival de Venecia, es lo mejor de la película, no se queda atrás su gran montaje y banda sonora, donde la música de Elvis brilla por su ausencia. La música son de las épocas en las que nos habla sus años de relación, de otros autores y bandas de rock.

En el papel de Elvis tenemos a Jacob Elordi y completan el reparto Emily Mitchell, Ari Cohen o Kamilla Kowal entre otros.

Priscilla es un film que dividirá al espectador, pero que yo recomiendo para descubrir la cara B de la fama.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario