Cada día, desde hace más de 15 años, recibo mujeres en mi consulta dermatológica con alguna molestia, enfermedad o inesteticismo que quieren corregir y mejorar. 

Un día comenzó a llamar mi atención que, tanto personas con pieles sanas como enfermas tenían una frase común y repetida, muchas de mis pacientes me decían: “… Esto me baja la autoestima doctora … Me da vergüenza, no quiero salir, no quiero ir a reuniones a fiestas ni a la playa…”. 

Fue la primera vez que me puse a pensar que en realidad, no me encontraba trabajando solamente en el área de la dermatología como ciencia médica y enfocada en las patologías, sino más bien en el área de la mejora de la autoestima. Esto me llevo a querer saber más, y desde allí comencé una búsqueda, la de aprender más sobre la percepción de nuestra imagen exterior. Sumergiéndome en el estudio de nuestro interior y comencé a sorprenderme ante un mundo de conocimientos y del impacto de nuestra mente y nuestras emociones en la piel. 

Comencé a darme cuenta de que, muchas de las mujeres en mi consulta, venían con dolores en el alma que quedaban tallados en sus rostros como arrugas de expresión; esas que nos muestran el enojo guardado por años tallados en el entrecejo; en las líneas de marioneta de tristezas, por un corazón roto de algún amor pasado y lejano quizás; y seguramente también arrugas de alegría por risas, con veranos de sol y amigos, esos que dejan huellas eternas de felicidad en la piel. Y así es que, fui descubriendo que la piel de cada rostro me cuenta historias, historias que se perciben con felicidad, nostalgia o tristeza quizás; silenciosamente observaba y comencé a descifrar año a año, en cada conversación y en cada confesión de muchas de mis pacientes en esas horas de tratamientos que se regalan, de las que podría decir que soy solo un instrumento que ellas utilizan para darse un mimo, darse un respiro, darse un espacio y así aumentar su propia autoestima. 

Esa hora invertida en un tratamiento facial era como decirse, si, aquí estoy, dándome amor e invirtiendo en mí, mejorando mi vida. Ese es un regalo del que estoy orgullosa de formar parte, parte de ese camino, de tantos pacientes que día a día me dejan acompañarlos en su decisión de estar, verse y sentirse mejor. 

Creo y siento profundamente que la autoestima se construye, porque he visto una y otra vez mujeres que llegaban con sus ojitos opacos, vidriosos, con su luz interior tenue, disminuida por los años cumplidos; y que cuando deciden comenzar a darse un espacio e invertir energía en su interior, es así, y solo así, que mejoran su exterior, se iluminan y se encienden los sueños y así nuevamente comienzan a brillar siendo lo que siempre han sido, maravillosas bellezas que dejan de cumplir años para empezar a cumplir sueños. 

La dermatología es una ciencia que día a día se somete a nuevos desafíos como lo ha sido el contexto actual mundial sanitario que nos ha obligado tener que usar para salvaguardar nuestra salud y la de nuestros seres queridos el uso de la mascarilla y apareció con más y más frecuencia una entidad que no era tan frecuente en mi consulta … El acné por fricción y este, hoy más que nunca y existirá por un tiempo más y es más común de lo que crees.

Hoy se lo ha bautizado «Maskacne» es el nuevo término clínicamente probado para referirse a los brotes que salen en áreas que tienen fricción y contacto con la mascarilla. Lo que sucede es que al usarla continuamente, la piel respira menos y la humedad y el vapor, así como cualquier secreción de saliva o mucosidad, se acumula en esa zona, adaptando el espacio para la proliferación de bacterias que tapan nuestros poros🦠 

Usar mascarillas es vital hoy en día. Por ese motivo deseo compartirte 5 TIPS para prevenir el Maskacne🥰

 ✅ Disminuye el uso de maquillaje en la zona, en especial la base, o evitar aplicarla en la parte del rostro que cubre la mascarilla. Provocará que tus poros se obstruyan más. 

✅ Utiliza mascarillas hechas de algodón. El material sintético como nylon o poliéster, provoca que la piel respire menos. 

✅ Limpiar tu piel es fundamental antes y después de usar la mascarilla y también elegir productos de limpieza adecuados para tu tipo de piel. 

✅ Renueva la mascarilla diariamente si es desechable, y lávala tras cada uso y cámbiala frecuentemente si es reutilizable. 

✅ Siempre y cuando sea posible y seguro retira la mascarilla cada 3 horas para favorecer la oxigenación de la piel,

 Sigue todos estos consejos al momento de usar mascarilla, tu piel te lo agradecerá💙 

Si tienes sensibilidad; piel roja o arañitas en el rostro, quizá tengas rosácea. Todavía no existe una cura conocida para la rosácea. Como dermatólogos ayudamos a identificar los factores que empeoran sus síntomas. Estos se llaman desencadenantes y varían de una persona a otra. Evitar los desencadenantes le puede ayudar a prevenir o reducir los brotes. 

Algunas medidas que usted puede tomar para ayudar a aliviar o prevenir los síntomas incluyen:. 

 Evite la exposición al sol. Utilice protector solar todos los días. 

— Evite hacer mucha actividad en clima cálido. 

— Procure reducir el estrés. Trate con respiraciones profundas, yoga u otras técnicas de relajación. 

— Limite el consumo de comidas condimentadas, el alcohol y las bebidas calientes. 

Otros desencadenantes que pueden influir son el viento, los baños calientes, el clima frío, productos específicos para la piel, ejercicios u otros factores. 

Los antibióticos orales o aplicados a la piel pueden controlar los problemas cutáneos similares al acné. 

PERO NO SE AUTOMEDIQUE, solicite cita con su  dermatólogo. 

Maskacne 1

— La rosácea no es acné y no mejorará con tratamiento para el acné de venta libre. Cuide su piel, ella la protege todos los días, ámese. 

— En casos muy graves, la cirugía láser puede ayudar a reducir el enrojecimiento. La cirugía para extirpar parte del tejido nasal hinchado puede también mejorar su apariencia. 

— El láser y la luz pulsada puede ayudar a mejorar la rosácea. Y hay muchísimos tratamientos estéticos y cosmiatricos que puede tomar con seguridad para estar cada día mejor y más segura de sí misma. Asiste a centros estéticos y confíe en profesionales que  están, a diario, allí para ayudarla a mantener el equilibrio de su bienestar y así estará sana… 

Ocúpese, no se preocupe, la salud es bella.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario