Una de las preguntas más comunes trabajando con alumnos y con clientes es referente a la MEDITACIÓN

Especialmente, cuál es la forma más correcta de hacer la meditación. 

Las primeras veces puede ser una práctica por 10 minutos para comenzar. 

Siempre recomiendo que el conocimiento del REIKI ayuda a tener una experiencia muy linda y transformadora. Recientemente me preguntaron cuál es la forma correcta de meditar con cristales y Reiki.

En primer lugar: escoge un cristal, debe ser elegido por tu propia intuición. 

Si tienes un cristal nuevo, si quieres experimentar con él, elige un cristal que te llame la atención y sigue tu intuición. 

Lo que más recomiendo para meditar es el cristal de cuarzo rosado, ya que es una piedra que nos conecta con el amor, la armonía, la felicidad y la sanación emocional.

Sin embargo para meditar puedes elegir cualquier otro tipo de cristal que puedas sentir que hace conexión contigo y ese cristal tendrá un mensaje para ti. 

En segundo lugar limpia el cristal. 

Hay diferentes formas de limpiar el cristal si eres iniciada en Reiki puedes usar el método de limpieza a través de los símbolos de reiki y la imposición de manos. 

Esta es una de las técnicas de yo personalmente uso para limpiar los cristales, si no tienes la iniciación de reiki puede ahumar el cristal con incienso, con palo santo, con salvia seca y poner la intención de que ese humo limpie tu piedra, tu cristal. 

En tercer lugar elige un espacio para meditar

Una habitación o área donde puedas estar cómodamente sentada que nadie te vaya a molestar, que puedas apagar todo lo que pueda interrumpir la sesión y que sea un lugar cómodo, si no es cómodo, puede molestarte la posición, y sentirte que debes terminar la meditación antes de lo debido. 

Usa una vela, puedes usar aceites esenciales y una música también relajante y agradable. 

Meditación con cristales y REIKI 2
Photo by Zoran Kokanovic on Unsplash

Ahora llama a la energía Reiki y permite que ese AMOR de esa energía creativa fluya, mantén el cristal entre tus manos y dibuja los símbolos de reiki en el cristal o en el aire entre tus manos, mientras tienes el cristal allí. 

Si tú no tienes los símbolos de reiki iniciados, solo pon la intención de que la energía del amor fluya en tus manos mientras sostienes tu cristal. 

Ahora marca la intención de la meditación como por ejemplo recibir un mensaje que pueda ayudar a manifestar la vida que deseas, llena de felicidad y de paz o una intención específica general por alguien, por alguna situación que estés viviendo, o alguna situación o intención que tú prefieras tener una guía en este momento. 

Puedes también hacer alguna pregunta específica sobre algún mensaje para ti. 

Comienza la meditación así sentada en un lugar tranquilo y cómodo con el cristal en tus manos y con tus manos activadas con la energía del amor o la energía Reiki comienza a respirar profundamente inhalando y exhalando y permite observar cómo fluye la energía a tu alrededor o como la energía se manifiesta en ti. 

Repite tu intención cada vez que tú crees que pierdes el foco, o tus pensamientos te embarguen, o que tengas una mente muy activa. Respira nuevamente y pon tu intención. 

Deja que la energía fluya y que vaya donde requiera ir a esa parte del cuerpo a esa parte del cristal entre tus manos y observa cualquier sensación, pon tu atención en el cristal que tienes entre tus manos y en la intención, respira y mantente allí el tiempo que quieras y observa y disfruta la experiencia. 

Para concluir cuando sientas que has tenido suficiente tiempo regresa nuevamente y respirando profundo poniendo tu conciencia nuevamente en el cuerpo, en sentir la parte física de tu cuerpo, sintiendo la conexión con la madre tierra a través de tus pies o a través de tu columna vertebral, espera unos momentos, expresa gratitud por la experiencia y suavemente abre tus ojos toma respiraciones suaves y profundas y toma un tiempo para integrar la información recibida. 

Si eres guiada escribe algunas notas en tu diario o en tu libreta y quédate con la sensación de agradecer el momento y la experiencia

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario