Mirando al armario

El verdadero desperdicio no es tirar, sino conservar.

Relájate con cada cambio de estación. El otoño y la primavera son épocas maravillosas para renovar tu guardarropa. Ordenar tu armario ropero es esencial si no quieres perder 2 horas cada mañana preguntándote qué ponerte.

Es fundamental hacerlo al menos dos veces al año, en primavera y en otoño, pero lo ideal es hacerlo en cada cambio de estación.

Efectivamente, es increíble lo que puedes acumular cada año, ya sea en ropa, zapatos y complementos y acabas sin ver nada y siempre con los mismos atuendos.

El otoño casi está aquí, es domingo, es el momento perfecto para arreglarlo. Es hora de empezar. Vacía tu armario.

El primer paso es vaciarlo todo.

Vestidos en perchas, jeans doblados o en bola, ropa de verano e invierno, e incluso ropa interior… Sácalo todo y colócalo en tu cama o en el suelo.

Al hacer esto, es posible que ya encuentres algunas partes que no has visto durante algunos meses …

Para ello, debes dividir tu ropa en dos pilas.

Mirando al armario 1

Una “a conservar” y la otra “para tirar, dar o vender”.

Entonces es el momento de decidir qué ropa realmente pertenece a tu armario.

Ten por cuenta de que no es nada complicado, pero es una base fundamental antes de iniciar la clasificación. Para saber qué piezas guardar en tu armario, recuerda siempre que una prenda debe cumplir con ciertos criterios para llevarla con regularidad:

– ¿La he usado este año?

– ¿Está adaptado a mi morfología? ¿Es cómoda?

– ¿El color me queda bien?

– ¿Es bonita?

– ¿Es adecuada para mi estilo de vida?

– ¿Sigue estando de moda?

– ¿Es un básico (atemporal)?

Si respondes afirmativamente a todas estas preguntas, entonces consérvala en tu armario.

Si tienes ropa que ya no es de tu talla, pero crees que algún día podrás ponértela, métela en una maleta. No es necesario guardarla en tu armario.

Mirando al armario 2

Si no estás seguro de ciertas prendas, aquí hay algunos consejos:

– Técnicas de percha inversa: después de usar una prenda, dale la vuelta a la percha.

¡La función principal de una prenda es llevarla puesta!

Si después de varios meses todavía no te has puesto algo, es que no pertenece a tu armario.

— Ropa de recompensa: no guardes también ropa más pequeña. Recompénsate comprando ropa nueva únicamente después de perder peso.

— Un precio de compra alto: no guardes una prenda de vestir solo porque te ha costado mucho. Siempre es difícil desprenderse de una prenda que nos ha costado caro. Nos decimos a nosotros mismos que mientras estén en nuestro armario, no hemos desperdiciado nuestro dinero que nuestra compra todavía tiene sentido, excepto que la realidad es, ¡no! Lo mejor sigue siendo venderlos para intentar recuperar unos euros.

— Si resulta que tienes demasiada ropa en la misma categoría, quédate con la más bonita. Está bien tener varias piezas, pero se convierte en un problema cuando no cabe todo.

Ropa a reciclar como ropa de casa. Mucha gente lo hace, y yo la primera. Puede ser difícil desprenderse de una prenda que todavía está en buenas condiciones. Puede parecernos un desperdicio. En este caso, guardamos nuestra ropa para no usarla en exteriores, sino en interiores.

Y, sin embargo, relegados a la ropa interior, 9 de cada 10 veces todavía no la usamos. En última instancia, esta solución solo retrasa la decisión de deshacerse de una prenda.

Existen prendas específicas para el interior cuyo corte y material son ideales para relajarse. Solo la ropa de algodón puede caer en esta categoría, otras ¡adiós! No tiene sentido mantener la ropa para interior si no es una fuente de relajación.

El tiempo que pasas en casa es valioso.

Finalmente, una vez que tu vestidor esté perfectamente organizado …

¡Trata de mantenerlo así el mayor tiempo posible!

¿Mi truco?

Si decides agregar una nueva prenda de vestir o accesorio a tu armario, tendrás que deshacerte de una que ya esté allí.

Una entrando, una saliendo. ¿Estás listo para organizar tu armario? ¡Allá vamos!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario