NAVIDAD Y LA FAMILIA


Aunque parezca increíble, la Navidad se aproxima y cada vez nos encuentra más distraídos. 

La vida nos sigue teniendo convulsionados, el trabajo, los compromisos, las idas y venidas que enloquecen nuestras rutinas y opacan nuestro ocio creativo, ¡¡tan importante!! 

Recuerdo cuando niña y aún hoy, con mucho entusiasmo, los preparativos de la Navidad. 

En mi familia, mi abuela, mi mamá y mis tías diagramando la decoración, organizando manteles y vajilla, ni hablar del super menú bien español e italiano que reinaba en la casa. 

Somos herencia viva de una cultura hermosa donde el ritual se dibuja generación tras generación sin perder esos detalles ancestrales de una linda mesa, un menú pensado, conversado y elaborado con mucho amor, que dan el marco a esa fiesta de familia, en el día más importante del año. 

NAVIDAD Y LA FAMILIA 1

Recuerdo cómo en casa de mis abuelos todos los personajes del barrio que no tenían familia, pasaban por nuestra mesa y la celebración era maravillosa, llena de personas vibrando el amor y también la emoción de alguna pérdida, una Nochebuena llena de ruidos de fuegos artificiales, de bebidas espirituosas que dejaban mejillas rozagantes y chistosas, niños corriendo por los patios emocionados esperando las doce campanadas para recibir los regalos, regalos que no faltaban para nadie, ¿a quien no le gusta ser considerado y tener un regalo? 

Como recuerdo esas Navidades maravillosas, qué linda infancia se me dio… y en la medida que me fue posible he dado todo de mí para acercarme a esos recuerdos que abrazo con todas mis fuerzas. 

Pensar lo que nos vamos a poner, hornos prendidos en días de mucho calor por aquí en América del Sur, esas preparaciones, herencias de familia, redoblar la apuesta para deleitar a todos y disfrutar de una familia sana, lo más sagrado para poder llevar adelante una vida en armonía, amor, y poder tener un presente maravilloso, y un futuro prometedor. 

NAVIDAD Y LA FAMILIA 2

Patricia Romagnoli 

Facebook
Twitter
LinkedIn

1 comentario en «NAVIDAD Y LA FAMILIA»

Deja un comentario