«SLOW LIVING» O VIDA LENTA

Aprendamos que es “slow living” o vida lenta.

Slow living significa literalmente “vida lenta”. 

El término engloba, más allá de una simple tendencia, toda una filosofía de vida, fundamentada en el modo de vivir, prestando atención plena al momento presente, enfocando los sentidos en lo que se está haciendo o contemplando en ese preciso instante, tratando así de disfrutar de cada momento y dedicarle a cada tarea el tiempo que sea necesario para hacerlo bien. 

Nació en 1980, cuando el periodista Carlo Petrini paseaba por la Piazza di Spagna de Roma cuando vio que en una de sus esquinas iban a abrir un McDonald’s. Eso, en un país como Italia en el que existe un fuerte culto a la alimentación casera, fue todo un punto de inflexión. Fue así como Petrini y un grupo de activistas convocaron una manifestación en contra de aquella apertura. El objetivo era defender la alimentación tradicional, en contraposición a la fast food (comida rápida) que representaba la cadena de hamburguesas americana, Petrini y sus amigos decidieron llamar al movimiento slow food. 

A partir de ahí su crecimiento fue en aumento y poco a poco se fue introduciendo en otros ámbitos. El movimiento lento nos ayuda a vivir conscientemente, es decir, a disfrutar del camino tanto como disfrutamos de la llegada, la meta. 

A pesar de llevar la palabra «lento» en su descripción, la Slow living no es vivir a paso de tortuga. Este adjetivo se acuñó únicamente en contraposición al de fast food (comida rápida), como ya hemos visto, pero no porque haya que hacerlo todo a un modo pausado hasta el extremo. 

“SLOW LIVING” O VIDA LENTA 1

El Slow living sí que es pisar el freno, pero con sentido, con consciencia de lo que se hace para disfrutar de las pequeñas cosas. 

Debemos tener en cuenta muchos de los aspectos a nivel de cuerpo, mente y espíritu, para poder echar el freno un momento, analizar qué estamos haciendo con nuestra vida y decidir qué ajustes queremos hacer para mejorar nuestra experiencia en ella. 

En mi experiencia de vida con las prácticas holísticas, el respirar conscientemente es la manera más rápida que tengo para anclarme en el aquí y el ahora, vivimos como respiramos y hacerlo de manera despierta trae muchos beneficios que nos ayudan a vivir de manera más sana. 

Te invito a inhalar y exhalar a todo pulmón, sintiendo como se nutre tu cuerpo del oxígeno nuevo y reparador, tu pecho se ensancha, tu cerebro se activa y tus pulsaciones disminuyen, 

¡Siente como la vida atraviesa tu cuerpo y! ¡Disfrútalo, que estás vivo! 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario