SUSURRANDO A LOS PERRITOS

Siempre he tenido claro que los perritos son pura energía. Irradian vitalidad, alegría y una luz tan bonita que es imposible de explicar con palabras. 

Solo quien tiene la gran suerte de disfrutar de la compañía de un perrito sabe bien de lo que hablo…. Solo quien es capaz de entenderlos se contagia de ese buen rollo infinito que transmiten. 

Entenderlos y respetarlos. En eso consiste gran parte de mi trabajo. Ser estilista canino no es solo bañar, cortar uñas, cortar el pelo y poner preciosos, va mucho más allá de eso.

Se tienen que sentir protegido y a gusto en todo momento, en paz y armonía. 

¡Yo los entiendo a la perfección! 

Desde siempre he empatizado con ellos y los he sabido entender. Los adoro y respeto tal y como son en cada situación. Los amo sin medida, soy empática con ellos y se los demuestro a diario, a cada segundo en su sesión de peluquería conmigo. 

¡Susurrando a los perritos!

No en el sentido estricto de la palabra, con susurrarles me refiero a la manera de transmitirles seguridad, amor y respeto. Transmitirles mi energía amorosa y serena. 

A menudo vienen miedosos, nerviosos, que evidentemente no entienden que cortarles el pelo y bañarlos es necesario; bien porque no están acostumbrados, porque han tenido un mal trato o simplemente porque son así. Sus dueños se sorprenden por mi forma de trabajar con ellos, piensan que no seré capaz de cortarles el pelo sin atarlos, ponerles un bozal o someterlos de alguna manera, se equivocan, quedan estupefactos cuando recogen a su animal y este, además de guapísimo, está tranquilo, alegre y me da lametones por toda la cara sin parar. 

Hago peluquería en positivo desde que tengo uso de razón, mas de 15 años exactamente. Siempre lo he hecho así y no concibo otra forma de tratarlos. 

SUSURRANDO A LOS PERRITOS 1

La peluquería en positivo es de vital importancia para ellos. Creo que todos los estilistas caninos deberían trabajar así. Se merecen todo el tiempo del mundo para su sesión de belleza y no ser atados ni sometidos bajo ningún concepto. 

No entienden que hay que bañarlos, cortarles el pelo y las uñas; les cuesta mucho adaptarse a que los peinen, les sequen el pelo con ruidosos secadores, sin saber que va a pasar después.

Solo cuando llevan varias visitas a la peluquería empiezan a sentirse seguros.

La peluquería en positivo consiste en cortarles el pelo sin utilizar ningún tipo de amarre u horca, usar este tipo de mecanismo es “normal” en la mayoría de las peluquerías; pero a mí nunca me gustó y nunca pensé en usarlos. 

También consiste en transmitirles toda la tranquilidad del mundo y tener una paciencia infinita para que se sientan bien y que no se estresen en ningún momento. El amor es básico y primordial, es increíble la sensación de confianza que siento con ellos. Son almas puras, deseosas de amor y muestras de cariño. Cuando van a un sitio nuevo o a la peluquería, algunos no lo pasan bien, para ellos no es de gusto que les anden trasteando por todos lados con herramientas “raras”, se sienten asustados y desprotegidos. 

Por eso, hay que hacerles entrar en un estado de calma absoluta, cosa que solo se consigue si el estilista lo lleva dentro primero. Los perritos son esponjas energéticas, ellos son capaces de sentir tu estado anímico en cada situación. Así que al entrar en la peluquería estate siempre tranquilo, confía en mí y en tu perrito. Él siente más allá que nosotros, está en otro nivel, es mas susceptibles, en todos los sentidos. 

¡Él es lo más! ¡Yo lo adoro infinito y él lo sabe! ¡Se da cuenta! ¡Lo siente!

¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! 

Por confiar en mí en todo momento. 

Soy muy afortunada porque ellos son como nuestros bebés, uno más de la familia al que tenemos que cuidar y proteger. Al que tenemos que darle muchísimo amor y mantener siempre encendida su luz. 

¡Gracias!

Facebook
Twitter
LinkedIn

1 comentario en «SUSURRANDO A LOS PERRITOS»

Deja un comentario