UNA PELÍCULA AMBICIOSA

Desde Argelia, aunque en coproducción con Taiwán y Francia, nos llega la historia de la reina Zaphira, esposa del rey Salim Toumi, titulada “La última reina”.

Dirigida y escrita por la actriz y cineasta argelina Adila Bendimerad, ayudada por Damien Ounouri, e interpretada por la propia directora que se mete en la piel de esa reina, que en el siglo XVI se convirtió en leyenda luchando por los valores políticos y personales a los que tuvo que enfrentarse para ser reconocida como la heredera de Argel, tras el asesinato de su marido, el rey Salim Toumi.

Una película pulida en su ejecución. Ambiciosa en su alcance, con magníficos trajes y ambiciosas secuencias de acción.

Magnifico reparto internacional, con Nadia Tereszkiewicz, Dali Benssalah, Ali Damiche, Dimitri Boetto, Fethi Nouri, Imen Nouel o Anya Louanchi entre otros.

UNA PELÍCULA AMBICIOSA 1

La película presenta un retrato vibrante de una heroína del pasado, un personaje en parte real y en parte leyenda, ya que nunca se ha podido demostrar la existencia de la reina Zaphira. La producción cuenta con personajes femeninos fuertes, en un telón de fondo a base de carne, sangre y huesos, sin necesidad de ser “Gore”, con composiciones que parecen cuadros, gracias a la imaginación de sus realizadores.

Con aires de tragedia shakespeariana, La última reina está hecha con pasión, que arroja una luz fascinante sobre un período de la historia de Argelia nunca antes explorado en el cine.

El film también critica el papel secundario al que ha quedado relegada la mujer históricamente.

UNA PELÍCULA AMBICIOSA 2

Lo único malo de este film, es que quizás es demasiado academista, para ser más del agrado de los académicos, que del público. Pero es un largometraje, 110 minutos, muy digno y recomendable de ver.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario